Home > Noticias > La Guerra de las Semillas

This post is also available in: Inglés, Italiano
Array
(
    [en] => Array
        (
            [code] => en
            [id] => 1
            [native_name] => English
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => en_US
            [encode_url] => 0
            [tag] => en
            [missing] => 0
            [translated_name] => Inglés
            [url] => https://navdanyainternational.org/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/en.png
            [language_code] => en
        )

    [it] => Array
        (
            [code] => it
            [id] => 27
            [native_name] => Italiano
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => it_IT
            [encode_url] => 0
            [tag] => it
            [missing] => 0
            [translated_name] => Italiano
            [url] => https://navdanyainternational.org/it/la-guerra-dei-semi/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/it.png
            [language_code] => it
        )

    [es] => Array
        (
            [code] => es
            [id] => 2
            [native_name] => Español
            [major] => 1
            [active] => 1
            [default_locale] => es_ES
            [encode_url] => 0
            [tag] => es
            [missing] => 0
            [translated_name] => Español
            [url] => https://navdanyainternational.org/es/la-guerra-de-las-semillas/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/es.png
            [language_code] => es
        )

    [fr] => Array
        (
            [code] => fr
            [id] => 4
            [native_name] => Français
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => fr_FR
            [encode_url] => 0
            [tag] => fr
            [missing] => 1
            [translated_name] => Francés
            [url] => https://navdanyainternational.org/fr/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/fr.png
            [language_code] => fr
        )

    [de] => Array
        (
            [code] => de
            [id] => 3
            [native_name] => Deutsch
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => de_DE
            [encode_url] => 0
            [tag] => de
            [missing] => 1
            [translated_name] => Alemán
            [url] => https://navdanyainternational.org/de/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/de.png
            [language_code] => de
        )

    [pt-br] => Array
        (
            [code] => pt-br
            [id] => 43
            [native_name] => Português
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => pt_BR
            [encode_url] => 0
            [tag] => pt-br
            [missing] => 1
            [translated_name] => Portugués, Brasil
            [url] => https://navdanyainternational.org/pt-br/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/pt-br.png
            [language_code] => pt-br
        )

    [el] => Array
        (
            [code] => el
            [id] => 13
            [native_name] => Ελληνικα
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => el
            [encode_url] => 0
            [tag] => el
            [missing] => 1
            [translated_name] => Griego
            [url] => https://navdanyainternational.org/el/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/el.png
            [language_code] => el
        )

    [ca] => Array
        (
            [code] => ca
            [id] => 8
            [native_name] => Català
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => ca
            [encode_url] => 0
            [tag] => ca
            [missing] => 1
            [translated_name] => Catalán
            [url] => https://navdanyainternational.org/ca/the-seed-war/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/ca.png
            [language_code] => ca
        )

)

Por Manlio Masucci (texto y fotos) – Navdanya International, 26 de marzo de 2020

Desde la India al resto del mundo, las corporaciones están tratando de extender el control sobre el primer eslabón de nuestra cadena alimentaria. Los bancos de semillas de Navdanya se crearon para proteger la biodiversidad amenazada por los monocultivos de altos insumos químicos promovidos por la Revolución Verde.

Es probablemente el lugar más importante de la granja, ya que todo, de hecho, viene de allí. Desde las semillas, y la necesidad de protegerlas, cuidarlas, preservarlas y ponerlas a disposición de los agricultores. El banco de semillas de Navdanya se encuentra al final de los campos cultivados de la granja de Dehradun, en las faldas de la cordillera del Himalaya. Un lugar restaurado a la biodiversidad, que conserva miles de años de sabiduría rural. Las corporaciones, cuyo objetivo es tomar el control de las semillas, no están muy lejos, justo más allá de sus vallas. Miles, sino millones, de variedades de plantas han desaparecido en las últimas décadas tras el lanzamiento de la Revolución Verde, mientras que cada vez más agricultores dependen de las semillas protegidas por los derechos de propiedad intelectual. Y la amenaza continúa mientras que las estrategias de apropiación de las multinacionales se siguen perfeccionando.

El centro de conservación de la biodiversidad de Dehradun es también un lugar simbólico de resistencia, capaz de reproducirse en toda la India: hay más de cien bancos de semillas en todo el país que Navdanya ha ayudado a abrir. Pero la India es sólo uno de los ejemplos más evidentes de la actual guerra mundial entre las multinacionales y las pequeñas y medianas granjas agroecológicas. En todo el mundo, las empresas están de hecho en pie de guerra para adquirir más y más partes del mercado. Empezando, cosa que no es sorprendente, con las semillas, el primer vínculo en la cadena alimentaria. Una ofensiva justificada por la preocupación de no poder continuar con los negocios como de costumbre. Las grandes empresas de agronegocios, a pesar del enorme poder económico e influencia que tienen, están de hecho perdiendo fuerza en muchos frentes: en el de la confianza de los consumidores que, a pesar de los grandes subsidios a lo convencional, sigue girando peligrosamente hacia lo orgánico; en el de la ciencia independiente, que sigue enumerando los riesgos de la comida chatarra para la salud humana; en el de los economistas, que denuncian cómo los costos ocultos de la gran producción industrial recaen inevitablemente en las comunidades; y en el del cambio climático, con los climatólogos señalando a la agricultura industrial como una de las principales causas del calentamiento global.

Por lo tanto, la transición es amplia y creciente, pero los organismos e instituciones parecen seguir anclados en los viejos modelos de producción, a pesar de su fracaso. Esto también ha sido demostrado y certificado por las Naciones Unidas, así como por las iniciativas de muchos gobiernos locales, que están dispuestos a reclamar la soberanía alimentaria que se perdió a causa de la red del mercado mundial. La forma en que producimos, distribuimos y consumimos los alimentos, a partir de las semillas de las que se origina todo, se convierte también en una cuestión de derechos democráticos a la salud y a la soberanía alimentaria, y de los principios de subsidiariedad y precaución. Y precisamente a partir de una semilla, subraya la fundadora de Navdanya, Vandana Shiva, la democracia crece de abajo hacia arriba, como todos los seres vivos.

Uniformidad y Monopolio: el espectáculo debe continuar

Asegurar el control de las semillas e imponer el mantra de la uniformidad para facilitar la expansión de los monocultivos intensivos es la principal estrategia de los grandes conglomerados de semillas del mundo. Lograr el objetivo del crecimiento del volumen de negocios no puede, por la naturaleza de las propias empresas, verse impedido por consideraciones secundarias ambientales o sociales. Sin embargo, el principio de uniformidad, necesario para el éxito del modelo agroindustrial de monocultivo, entra en conflicto inmediato con los principios de la biodiversidad. Los resultados de los cuales están a la vista de todos. Incluso los de organismos internacionales como la FAO, que recientemente certificó tanto el fracaso de la Revolución Verde como la emergencia de la biodiversidad en nuestro planeta, con el 75% de la diversidad fitogenética desaparecida en sólo cien años. De las diez mil especies originales, ahora crecimos un poco más de 150 y la gran mayoría de la humanidad se alimenta de no más de doce especies de plantas. Esto va unido a la consiguiente pérdida de nutrientes en los alimentos que consumimos.

El principio de uniformidad, aplicado en el cultivo de las semillas que generan nuestros alimentos, repercute no sólo en la salud del planeta, sino también en la salud de los seres humanos, como señaló el genetista Salvatore Ceccarelli, en el Manifiesto «Food for Health» (Alimentos para la Salud). La diversidad de nuestra dieta es de hecho muy importante para nuestra salud. «Y aquí empiezan los problemas. ¿Cómo podemos tener una dieta diversificada si el 60% de nuestras calorías provienen de sólo tres cultivos, es decir, trigo, arroz y maíz? ¿Y cómo podemos diversificar nuestra alimentación si casi todos los alimentos que comemos se producen a partir de variedades que, para ser comercializadas legalmente – para que sus productos se encuentren legalmente en los supermercados – deben estar registradas en un catálogo llamado registro de variedades, y que para ser registradas deben ser uniformes, estables y distintas? Si nuestra salud depende de la diversidad y composición del microbioma, que a su vez depende de la diversidad de la dieta, ¿cómo podemos tener una dieta diversificada si la agricultura que produce nuestros alimentos se basa en la uniformidad?»

Preguntas a las que la respuesta parece obvia, considerando que son precisamente los métodos modernos de cultivo los que han contribuido a la disminución del número de cultivos, con sólo unas 30 especies de plantas que proveen el 95% de la demanda mundial de alimentos y con los cuatro cultivos básicos más importantes (trigo, arroz, maíz y patata) que se llevan la mayor parte. Se desencadena un círculo vicioso ya que una menor biodiversidad significa un obstáculo a las funciones ecológicas de renovación de la fertilidad del suelo y de control de plagas y malas hierbas, lo que conduce a una mayor dependencia de los productos químicos. El monocultivo, típico de la agricultura industrial, está estrictamente relacionado con el uso de una creciente necesidad de productos agroquímicos, especialmente fertilizantes y pesticidas.

Entonces es fácil comprender por qué las multinacionales de este sector están tan interesadas en imponer sus derechos de propiedad intelectual a los agricultores, deshaciéndose de todas aquellas variedades tradicionales que no representan, desde su punto de vista, el valor de la biodiversidad, sino más bien un competidor inconveniente en el mercado.

Según la FAO, la mayor contribución a la pérdida de la biodiversidad es causada por la agricultura industrial, la deforestación y otros excesos del sistema alimentario globalizado e industrializado, que, a la vez, también contribuyen al cambio climático. En consecuencia, la FAO ha rechazado expresamente los dictados de la Revolución Verde, pidiendo un nuevo impulso a las prácticas agroecológicas. De hecho, ya se ha establecido que los pequeños agricultores son proporcionalmente más productivos que las grandes empresas industriales, con una producción equivalente al 70% de los alimentos mundiales, mientras que el rendimiento supuestamente más alto de la agricultura industrial requiere diez veces más insumos en términos de energía en comparación con lo que posteriormente produce en términos de alimentos. La propia Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado que el decenio entre 2021 y 2030 debe dedicarse a la regeneración de los ecosistemas y ha hecho un llamado a la acción mundial.

Sin embargo, las multinacionales no parecen interesadas en seguir tales llamamientos. Al contrario, la competencia por los recursos y la creación de monopolios parece no querer detenerse. En 2016, el 55% del mercado mundial de semillas, valorado en miles de millones de dólares, estaba en manos de cinco grandes multinacionales (frente al 10% en 1985), algunas de las cuales controlan simultáneamente otro mercado multimillonario, el de los plaguicidas. Las recientes fusiones han agravado aún más el panorama. Syngenta y ChemChina se fusionaron por 43.000 millones de dólares, Dow Chemical (antes Union Carbide, responsable del desastre industrial de Bhopal en el que perdieron la vida más de 20.000 personas) se fusionó con Dupont por 122.000 millones de dólares para formar Corteva, mientras que Bayer adquirió Monsanto por 66.000 millones de dólares. Hasta la fecha, cuatro empresas controlan más del 60% del mercado mundial de semillas y el 70% del mercado de agroquímicos y pesticidas. Esta concentración no tiene precedentes históricos e inhibe el surgimiento de modelos agrícolas alternativos sostenibles y sistemas diversificados de provisión y comercio de semillas. La campaña Seed Freedom’ (Semillas de Libertad) fue lanzada por Navdanya precisamente con el objetivo de contrarrestar el abrumador poder de las multinacionales mediante la creación de una alianza internacional para la defensa del derecho a preservar e intercambiar libremente semillas de polinización libre y no modificadas genéticamente.

Conservar, Proteger y Cultivar

Entrar en el banco de semillas de Navdanya es como entrar en un lugar de resistencia y acción política. Son los propios agricultores, que dominan la conservación de semillas, y que muestran con orgullo el resultado de sus batallas diarias.

Batallas que continúan hasta el día de hoy, no sólo como respuesta a los ataques de las corporaciones que eliminan esas prácticas tradicionales tan bien conservadas al quitarles los recursos a los agricultores, sino también como una forma de mostrar una alternativa existente y viable para un futuro justo y sostenible.

La Granja de Conservación de la Biodiversidad de Navdanya se fundó en 1995 con el objetivo de preservar la biodiversidad y enseñar prácticas agroecológicas a estudiantes y agricultores de todo el mundo. En los últimos 30 años, las investigaciones de Navdanya en el ámbito de la agricultura ecológica y biodiversa han demostrado que la agroecología puede mejorar la nutrición y la salud, aumentar los ingresos de los pequeños agricultores y, al mismo tiempo, regenerar el suelo, el agua y la biodiversidad, mejorando así la resistencia del clima. Los programas de capacitación de Navdanya han llegado a más de cinco millones de agricultores, de los cuales al menos un millón practican actualmente la agricultura ecológica, mientras que en toda la India se han creado 124 bancos de semillas comunitarios. Estos centros permiten a los agricultores liberarse de la dependencia de tener que comprar semillas caras comerciales, poco fiables y nutricionalmente vacías, al mismo tiempo que prestan apoyo en la conservación de variedades resistentes al cambio climático.

Es, en todos los aspectos, un camino de resistencia y reclamación, que se ha tomado en respuesta al crecimiento de las corporaciones que han hecho de la India una de sus tierras de conquista elegidas. La reconquista de la soberanía alimentaria mediante la regeneración de la biodiversidad es el primer paso para enfrentar la devastación causada por el avance de los monocultivos intensivos. Para comprender el impacto de la Revolución Verde en la biodiversidad de la India, basta con analizar lo que sucedió con uno de los principales cultivos del continente, el arroz. Más de 200.000 variedades de arroz han desaparecido casi por completo. Una verdadera masacre de variedades que se produjo en nombre de la uniformidad, que permitió a las empresas extender un control casi completo del mercado. Navdanya ha logrado salvar unas 4.000 variedades de arroz en toda la India, 1.500 de las cuales se conservan en el banco de semillas de Dehradun.

Desde este punto de vista, la India representa una de las zonas favoritas, a nivel mundial, para la agroindustria. La resistencia contra los llamados «ataques de la biopiratería» se ha llevado a cabo en esta parte del mundo durante los últimos veinticinco años. Desde que Vandana Shiva se enfrentó y ganó en los tribunales internacionales, el intento de las poderosas corporaciones de patentar la planta tradicional el Neem.

Esta batalla fue ganada como parte de una guerra permanente y continua. En 1998, Navdanya logró detener el intento de Rice Tec de obtener una patente sobre el famoso arroz basmati, mientras que en 2004 le tocó a Monsanto revocar la patente de una variedad de arroz indio llamada Nap Hal.

Son victorias importantes, aunque no pueden considerarse definitivas. La vigilancia debe seguir siendo alta, como lo demuestra el reciente caso de las berenjenas transgénicas Bt, cuyo cultivo en la India ha sido bloqueado por una moratoria. La estrategia que siguen las empresas es eludir la ley mediante el suministro de semillas ilegales a los agricultores y la promoción de campañas de siembra ilegales. El objetivo es crear nuevos monopolios como el del algodón, un mercado que está firmemente en manos de Monsanto. Más del 90% del algodón indio, el segundo mayor productor del mundo, es algodón Bt. La vida de unos 60 millones de personas, incluidos 4,5 millones de agricultores, está vinculada a la producción y el comercio de algodón controlado por la empresa recientemente adquirida por Bayer.

La nueva frontera de las corporaciones, o su nueva tierra de conquista, es la de las semillas resistentes al cambio climático. Se trata de cultivos resistentes a la sequía, las inundaciones y la sal debido a la mejora y las innovaciones colectivas de los agricultores. La industria biotecnológica, por su parte ficticia, proclama la supremacía de la ingeniería genética sobre los cultivos resistentes. Se trata de un negocio multimillonario en un momento en el que los eventos extremos son cada vez más frecuentes: hay más de 1500 patentes en manos de corporaciones sobre variedades resistentes, como informa una vez más el presidente de Navdanya. «La industria agroquímica y biotecnológica», escribe Vandana Shiva, «está utilizando las variedades resistentes al cambio climático desarrolladas por los agricultores mediante la cartografía de sus genomas y luego reivindicando los rasgos seleccionados originalmente por los agricultores como sus propios inventos protegidos por patentes. No se trata de selección genética, sino de piratería, o más bien de biopiratería».

La conservación de las variedades cultivadas por los agricultores es, por lo tanto, de importancia fundamental. Para muchas comunidades que no pueden pagar la compra anual de semillas patentadas por las empresas, el hecho de poder acceder a variedades de libre distribución puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. La semilla, de la que depende toda nuestra cadena alimentaria, nunca ha estado en tanto peligro. Con las codiciosas multinacionales continuaron intentando sacar las semillas del dominio público para extender aún más su control sobre nuestros alimentos.

Por lo tanto, proteger, preservar y distribuir libremente las semillas se convierte en una cuestión de supervivencia y libertad que concierne a todos en el planeta. Como señala Vandana Shiva: «Guardar y criar semillas locales se ha convertido en un imperativo político, social, económico, ecológico, sanitario y científico. Sólo así los agricultores pueden asegurar sus medios de vida, mientras que los consumidores pueden tener la seguridad nutricional, así como alimentos de buen sabor y calidad».


The original article was first published in Italian in Terra Nuova magazine, February 2020


Translation kindly provided by Carla Ramos

 

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close