Home > Noticias > El Cambio Climático es la Destrucción Ecológica: Greenwashing y falsas soluciones en la COP 26

El cambio climático y sus consecuencias muy reales no pueden abordarse sin reconocer el papel central del sistema alimentario industrial y globalizado tanto en la contribución a la crisis climática como en su perpetuación, pero también en la creación de vulnerabilidades en los sistemas agroalimentarios mundiales. El sistema industrial se caracteriza por el uso de semillas comerciales híbridas o transgénicas, el monocultivo que depende del uso de productos químicos basados en combustibles fósiles, las operaciones concentradas de alimentación animal, el cambio de uso de la tierra que provoca la deforestación a gran escala, todo lo cual se canaliza hacia el mercado mundial de procesamiento y exportación que crea enormes cantidades de desechos alimentarios, que a menudo generan contaminación y gases de efecto invernadero (GEI). Los combustibles fósiles se utilizan en casi todas las fases de esta cadena alimentaria, desde los productos químicos basados en los combustibles fósiles en forma de pesticidas o fertilizantes sintéticos, hasta los equipos agrícolas que consumen grandes cantidades de combustible, pasando por un sistema masivo de procesamiento, embalaje y transporte que se basa en los combustibles fósiles.

En total, estas prácticas ecológicamente destructivas representan entre el 44% y el 57% de todas las emisiones GEI, lo que convierte al sistema alimentario mundial en uno de los principales responsables del cambio climático y la degradación del medio ambiente.

La crisis climática es el resultado de la indiferencia y la ceguera ante los sistemas vivos de la Tierra, reforzada por una mentalidad orientada al lucro.[1] Esta misma mentalidad ha llevado a la agroindustria a invadir los bosques y otros ecosistemas vitales, haciendo que la industria sea responsable de entre el 70% y el 90% de la deforestación mundial y provocando el desplazamiento de las poblaciones indígenas y campesinas[2].

La agrobiodiversidad también está entre las principales víctimas del paradigma agrícola moderno. Actualmente, alrededor del 80% de las tierras cultivables del mundo están organizadas en monocultivos que contienen plantaciones uniformes y genéticamente idénticas.[3] Esto ha provocado una extinción sin precedentes tanto de la agrobiodiversidad como de la biodiversidad silvestre, haciendo que los ecosistemas, así como la seguridad alimentaria, sean aún más vulnerables al cambio climático.[4]

A la vez, cada vez hay más pruebas de que los fertilizantes artificiales han reducido la fertilidad del suelo y la producción de alimentos y han contribuido a la desertificación, a la escasez de agua y, por tanto, al cambio climático. Los suelos tratados con fertilizantes químicos y vaciados de carbono orgánico y nutrientes pierden la capacidad de retener agua, lo que hace que estas zonas sean más vulnerables a las sequías e inundaciones. También crean una necesidad perpetua de utilizar más agua y más productos químicos para reponer el agotamiento de los nutrientes. Esto tiene efectos agravantes en los ecosistemas, ya que el uso de fertilizantes nitrogenados también provoca la contaminación de las fuentes de agua, la desecación de las tierras y la destrucción del suelo.

El COP 26

Ante la inminente emergencia climática, los líderes mundiales se reúnen en la Conferencia de las Partes 26 (COP 26) en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021, para debatir nuestro futuro y elaborar un plan de acción para hacer frente al cambio climático. Entre los principales objetivos de la cumbre se encuentran los compromisos de aumentar la financiación en tecnología para aumentar la resiliencia climática y reducir las emisiones globales de GEI, para alcanzar el objetivo de 1,5°C en 2030. El enfoque en la tecnología es particularmente preocupante, ya que parece sugerir una mayor digitalización de la agricultura a través de un aumento de los OMG, los cultivos resistentes al cambio climático, los alimentos artificiales y cultivados en laboratorio, los créditos de carbono y otras falsas soluciones que no cuestionan las causas fundamentales del cambio climático.

Parece que la COP26 marcará otro fracaso en el intento de responsabilizar a las empresas contaminantes de sus acciones, aceptando así ciegamente las falsas soluciones al cambio climático que promueven. Ya estamos empezando a ver cómo las empresas y los grandes inversores en tecnología, como Bill Gates, están promoviendo estas soluciones tecnológicas para establecer su propia agenda para resolver la crisis climática, creando nuevos mercados de carbono en el camino, y encontrando artimañas inteligentes para seguir contaminando al tiempo que refuerzan su control sobre los recursos del mundo. Es probable que la COP 26 siga el mismo camino y sirva de escenario para el ‘greenwashing’ de las empresas, con el fin de presentar a las grandes empresas tecnológicas y a la agricultura industrial como los héroes que aportan soluciones al cambio climático, en lugar de tacharlas de villanas.

Cuando ya ha transcurrido una semana, la COP 26 ha sido calificada como la conferencia sobre el clima más excluyente hasta la fecha y ha provocado numerosas reacciones de activistas y grupos de la sociedad civil, que han cuestionado su legitimidad. Entre los muchos manifestantes que salieron a las calles de Glasgow para expresar su descontento, la coalición de la COP 26 consiguió movilizar a más de 100.000 personas e incitó a más de 300 manifestaciones en todo el mundo para denunciar las falsas soluciones al cambio climático y pedir una mayor participación en la justicia climática.

Hasta ahora, la mayoría de los eventos se han celebrado a puerta cerrada y han contado con varios discursos de líderes mundiales que repiten los mismos discursos conocidos sobre la reducción de los gases de efecto invernadero y la financiación climática. El hecho de dar la palabra a los filántropos y a los grandes inversionistas del sector tecnológico, en lugar de a los grupos de la sociedad civil y a las comunidades marginadas, ilustra perfectamente la posición contraria de la COP 26 y su compromiso con las soluciones tecnológicas en lugar de las soluciones regenerativas y centradas en la biodiversidad.

La Falsa Promesa de las «Soluciones Basadas en la Naturaleza”

Las soluciones propuestas por estos villanos del clima son innovaciones tecnológicas costosas, no probadas y a menudo peligrosas, como los alimentos de laboratorio cultivados artificialmente, la edición de genes, la captura de carbono, los créditos de carbono y la geoingeniería, todo ello orientado a sustituir los mismos procesos naturales que han estado destruyendo . Estas soluciones tecnológicas ignoran por completo el poder de la naturaleza y niegan sus capacidades regenerativas. Sin embargo, a pesar de ello, cuentan con el apoyo de multinacionales y grandes inversores tecnológicos que comercializan estas tecnologías como la única solución posible a nuestro problema climático.

Las falsas soluciones y la biotecnología desplazan el poder político de los agricultores ecológicos y las comunidades locales hacia las empresas de biotecnología y los grandes inversionistas. Ignoran los conocimientos locales e indígenas y las diversas culturas alimentarias que han evolucionado junto a los diversos ecosistemas y son, por tanto, una forma de que las empresas justifiquen sus acciones, aumenten sus ganancias y acumulen aun mas poder.

La Falsa Promesa de los Alimentos Sintéticos

Los defensores de alimentos sintéticos afirman que proporciona una solución real al cambio climático, y a la degradación del medio ambiente, debido a que no necesita recursos intensivos de agua y tierra, al tiempo que resuelve las preocupaciones sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de los animales y el bienestar animal en la industria de la carne. Sin embargo, el verdadero propósito no podría estar más lejos de acabar con el cambio climático o el hambre en el mundo. Estos alimentos » a base de plantas» ultraprocesados se basan en innovaciones técnicas como la biología sintética, que consiste en reconfigurar el ADN de un organismo para crear algo totalmente nuevo que no se encuentra en la naturaleza. Por ejemplo, empresas como Beyond Meat e Impossible Foods utilizan una secuencia de codificación del ADN de la soja o los guisantes para crear un producto con aspecto y sabor de carne real. Algunas empresas también están invirtiendo en carne basada en células, cultivada a partir de células animales reales.[5] El resultado final de todos estos productos sintéticos es toda una gama de carnes, huevos, quesos y productos lácteos falsos cultivados en laboratorio que buscan sustituir a los productos animales y alterar las dietas modernas.

«The Impossible Burger» por T.Tseng está licenciado bajo CC BY 2.0

A pesar de que sus defensores afirman lo contrario, las investigaciones han demostrado que los alimentos falsos producidos en laboratorio tienen una mayor huella de carbono que las proteínas vegetales menos procesadas.[6] Los análogos de la carne son hasta siete veces más intensivos en carbono que las legumbres enteras, y la carne de origen celular también emite más gases de efecto invernadero que los productos animales, como el cerdo o las aves de corral.[7] Investigaciones recientes sugieren incluso que, a largo plazo, el impacto medioambiental de la carne cultivada en laboratorio podría ser mayor que el del ganado.[8]

Los sustitutos vegetales y los análogos de la carne no suponen en absoluto un alejamiento de la agricultura industrial. Aunque los alimentos sintéticos “a base de plantas” se anuncian como «ecológicos», están hechos con proteínas de guisantes, soja o maíz que se cultivan en grandes monocultivos que siguen dependiendo de la agricultura intensiva, los insumos químicos y los OMG. Irónicamente, estas alternativas cárnicas de origen vegetal contribuyen directamente al mismo sistema alimentario que amenaza la biodiversidad mundial, destruye la fauna y la flora, altera los suelos y contamina las aguas.

Los alimentos cultivados en laboratorio simbolizan otra máquina de lucro utilizada por los multimillonarios y las grandes empresas para aumentar el control a través de las patentes.[9] Esta lógica de las patentes considera a los animales y a la naturaleza como elementos desechables que pueden ser sustituidos simplemente por tecnologías más eficientes, como los productos de laboratorio. Así, ignora por completo nuestra relación con la naturaleza y crea una brecha que separa a los humanos de la naturaleza y a los alimentos de la vida. La comida falsa concentra así el poder en manos de unas pocas empresas de biotecnología, y lo aleja de los pueblos indígenas, los agricultores y otras comunidades, invalidando así sus conocimientos ancestrales y arrebatándoles la posibilidad de definir sus sistemas alimentarios.

Captura de Carbono y Cero Neto de Emisiones

La idea que subyace en el «cero neto de emisiones» es equilibrar las emisiones de gases de efecto invernadero con las eliminaciones de los mismos hasta llegar a cero. Para llegar a cero, la cantidad de CO2 añadida no puede ser mayor que la cantidad retirada de la atmósfera en el mismo periodo de tiempo. Esta ecuación es problemática porque implica que las empresas pueden alcanzar el cero neto de emisiones invirtiendo en sistemas de compensación de carbono.

Sin embargo, el cero neto de emisiones no conducirá a una reducción real de las emisiones de carbono por varias razones. En primer lugar, el cero neto de emisiones se centra únicamente en los flujos de emisiones y, por tanto, no toma en consideración la naturaleza acumulativa del carbono. El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos o miles de años, a menos que se almacene en otro lugar, lo que significa que las emisiones pasadas, presentes y futuras tendrán un impacto acumulativo tanto en el calentamiento global como en la acidificación de los océanos. En segundo lugar, el cero neto de emisiones se basa en una mentira porque las compensaciones no reducen realmente las concentraciones atmosféricas de CO2. Por lo tanto, los niveles de CO2 seguirán aumentando a un ritmo alarmante si no son secuestrados efectivamente por los suelos y los océanos.

En realidad, el «cero neto de emisiones» no es más que un elaborado esquema de greenwashing corporativo que concede a las empresas contaminantes el derecho a ampliar sus actividades y seguir contaminando de forma habitual, siempre que puedan declarar que secuestran carbono en otro lugar. Al compensar sus emisiones mediante la plantación de monocultivos de árboles, las empresas seguirán provocando el acaparamiento de tierras y el desplazamiento de comunidades, las violaciones de los derechos humanos, la escasez de agua y una mayor pérdida de biodiversidad.

Estas llamadas «soluciones basadas en la naturaleza» son un eufemismo hecho deliberadamente para sonar atractivo y así distraernos de las causas fundamentales de la crisis climática. El término actúa como una peligrosa táctica de retraso, que permite a las empresas, los gobiernos y las instituciones financieras seguir haciendo negocios como siempre, sin abordar fundamentalmente las causas fundamentales de la crisis climática. Las soluciones basadas en la naturaleza la instrumentalizan utilizando la lógica transaccional de los mecanismos de mercado, al tiempo que externalizan la destrucción ecológica a través de proyectos de compensación de carbono.

Geoingeniería

La idea de la geoingeniería es desplegar una serie de tecnologías para intervenir deliberadamente en el sistema climático de la Tierra y alterarlo. Por ejemplo, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Universidad de Harvard están colaborando en la financiación de un plan que pondría aerosoles de sulfato en la atmósfera para bloquear el sol. En teoría, bloquear la luz solar entrante mediante productos químicos reduciría el problema del calentamiento global, lo que nos permitiría controlar el clima.

Sin embargo, el efecto del calentamiento del dióxido de carbono en la atmósfera puede persistir hasta 10.000 años o más. Se cree que las partículas reductoras del sol desaparecen de la atmósfera al cabo de un año aproximadamente, lo que significa que para que esta tecnología sea eficaz hay que mantener este proceso para siempre y bombear continuamente la atmósfera con aerosoles químicos. Si seguimos este camino, no se sabe qué pasaría si de repente nos viéramos obligados a parar. No hace falta decir que los efectos podrían ser catastróficos ya que nos podríamos quedar con un siglo de dióxido de carbono acumulado en la atmósfera.

La geoingeniería solar bloquea la luz solar mediante la difusión de aerosoles de sulfato. «SPICE Geoengineering SRM» por rezn8d está licenciado bajo CC PDM 1.0

Por definición, la geoingeniería pretende alterar deliberadamente los límites planetarios, como el ciclo del carbono y el ciclo hidrológico, pero no pretende abordar las causas fundamentales del cambio climático. Por lo tanto, corre el riesgo de empeorar el cambio climático, ya que se sabe muy poco sobre el funcionamiento del ecosistema planetario en su conjunto. La geoingeniería solar simboliza así perfectamente la negación por parte de la humanidad de los procesos naturales existentes. Es una manifestación de la arrogancia que ve al hombre por encima de la naturaleza y que todos los problemas pueden resolverse mediante intervenciones tecnológicas.[10]

Las soluciones expuestas son un producto de una visión mecanicista del mundo que ve la naturaleza como una materia muerta e inerte que puede ser diseñada y manipulada para adaptarse a nuestras necesidades y reforzar la codicia corporativa[11]. Al colocar las innovaciones tecnológicas en un pedestal y marcarlas como la única opción posible para resolver las numerosas crisis del mundo, las grandes corporaciones están estableciendo su propia agenda y consolidando aún más su control, al tiempo que roban a las sociedades la capacidad de ver y pensar en otras opciones. Al hacerlo, están ocultando las verdaderas causas de las crisis a las que nos enfrentamos y nos llevan por un peligroso camino de nuevas crisis sin precedentes. Esta reticencia a abordar los problemas sistémicos no es en absoluto accidental, sino que es un intento deliberado de las multinacionales gigantes de mantener su control perpetuando las mismas estructuras de poder que crearon nuestras crisis actuales, sin asumir la responsabilidad de la contaminación y la degradación ecológica que han provocado a gran escala en primer lugar.

Esta no es la transición que necesitamos. El objetivo no debe ser sólo el secuestro de carbono, sino la salud general de los ecosistemas y de las personas, la generación de medios de vida y de economías sanas y la creación de equidad y justicia. Tenemos que proteger nuestros bosques, salvaguardar la biodiversidad y, por tanto, crear salud y resiliencia climática. Tenemos que dejar de ver la tierra como algo muerto y reconocer que está viva, y que la naturaleza recicla el carbono para crear vida.

El Papel de la Biodiversidad y los Sistemas Agroecológicos

Foto: Navdanya

Las verdaderas soluciones al cambio climático no deben buscar la ingeniería o la manipulación de nuestro planeta para obtener beneficios. Por el contrario, deberían aspirar a trabajar junto a la naturaleza para restaurar su biodiversidad y renovar sus ciclos naturales. Estas soluciones ya existen y están siendo impulsadas por comunidades alimentarias locales y diversas de todo el mundo, mostrándonos que es posible realizar un camino de vida en armonía con la naturaleza. La biodiversidad de plantas, animales y microorganismos es clave para proporcionar la estabilidad y el equilibrio necesarios para crear agroecosistemas resistentes frente al cambio climático. Los mismos sistemas alimentarios y agrícolas que conservan y regeneran la biodiversidad también mitigan el cambio climático y contribuyen a la salud y al aumento de los medios de vida a través de economías regenerativas.

La agroecología se basa en un amplio conjunto de principios e incluye diversas formas de cultivar junto a la naturaleza y regenera la biodiversidad a través de las semillas vivas, el suelo y las comunidades locales alimentarias, sin el uso de productos químicos basados en los combustibles fósiles.[12] Los sistemas agroecológicos están diseñados para imitar los procesos naturales y regenerar la biodiversidad con el fin de proporcionar servicios ecológicos como el control natural de plagas, el ciclo de los nutrientes, suelos rejuvenecidos y en crecimiento, un mayor secuestro de carbono y una mayor concentración de agua en los suelos.[13] Al centrarse en lo local y alejar la producción de las cadenas de suministro globalizadas, estos sistemas pueden eliminar los métodos intensivos en combustibles fósiles y sustituirlos por otros de bajo consumo y regeneración que fortalecen el suelo y fijan el dióxido de carbono en él. Esto ayuda a los agroecosistemas a mantener sus funciones de regulación del clima y a mitigar los efectos del cambio climático.

La transición a la agricultura ecológica y regenerativa debería ser la máxima prioridad. Al trabajar junto a la naturaleza, la agricultura regenerativa y agroecológica puede generar una mayor resistencia alimentaria al tiempo que extrae el carbono de la atmósfera y lo devuelve al suelo mediante la fotosíntesis. Aumentar el secuestro de carbono en los suelos es un aspecto vital para la mitigación del cambio climático.

Foto: Navdanya

Las soluciones agroecológicas al cambio climático representan un alejamiento del sistema alimentario industrial y adoptan una visión diferente de la transformación del sistema alimentario. Se basan en un enfoque sistémico, en una profunda comprensión de la vida y suponen una transformación a nivel político, social y económico. La transformación agroecológica es incompatible con el paradigma de la agricultura industrial, ya que requiere un cambio completo para abandonar el sistema alimentario industrial hipercentralizado y controlado por las empresas. Cualquier compromiso, como el préstamo de algunas técnicas y prácticas ecológicas que no modifiquen el modelo de monocultivo de la agricultura industrial, sólo puede moderar los impactos negativos temporalmente, mientras que contribuye directamente a una mayor crisis climática a largo plazo. Así pues, la verdadera transformación sólo puede producirse mediante un cambio hacia una agricultura y unos sistemas alimentarios agroecológicos.


Referencias:

[1] Earth Democracy: Connecting the Rights of Mother Earth to People’s Rights and the Well-being of All, Dr Vandana Shiva and Navdanya Team, 2021, https://www.navdanya.org/site/earth-university/connecting-rights-of-mother-earth

[2]  Food and Climate Change: The Forgotten Link.” Grain, September 28, 2011. https://www.grain.org/e/4357

[3]Altieri, Miguel A., and Clara I. Nicholls. 2020. Agroecology and the reconstruction of a post-COVID-19 agriculture. The Journal of Peasant Studies 47 (5): 881–898. https://doi.org/10.1080/03066150.2020.1782891.

[4] FAO, and Commission on Genetic Resources for Food and Agriculture. 2019. In The State of the World’s Biodiversity for Food and Agriculture, ed. J. Bélanger and D. Pilling. Rome: Food and Agriculture Organization of the United Nations. http://www.fao.org/3/CA3129EN/CA3129EN.pdf.

[5] Saigol, Lina and Keown, Callum. ‘Is Cell-Based Meat the Next Big Thing? Here Are 5 Companies Leading the Revolution’. MarketWatch, Oct. 8, 2020. https://www.marketwatch.com/story/is-cell-based-meat-the-next-big-thing-here-are-5-companies-leading-the-revolution-2020-10-06

[6] Santo, Raychel E., et al. ‘Considering Plant-Based Meat Substitutes and Cell-Based Meats: A Public Health and Food Systems Perspective’. Frontiers in Sustainable Food Systems, vol. 4, Aug. 2020, p. 134. https://doi.org/10.3389/fsufs.2020.00134

[7] Muraille, Eric. ‘“Cultured” Meat Could Create More Problems than It Solves’. The Conversation, Nov. 28, 2019. http://theconversation.com/cultured-meat-could-create-more-problems-than-it-solves-127702

[8] Ibdid.

[9] Itzkan, Seth. “Opinion: Software to Swallow — Impossible Foods Should Be Called Impossible Patents.” Medium. Last modified May 27, 2020. https://medium.com/@sethitzkan/opinion-software-to-swallow-impossible-foods-should-be-called-impossible-patents-71805ecec9de

[10] ‘No Manipulen la Madre Tierra!’. Geoengineering Monitor, 4 Oct. 2018, https://www.geoengineeringmonitor.org/wp-content/uploads/2018/10/home-new-ES-feb6.pdf

[11] Shiva V., Carbon Capture’: Two World Views, Two Technology Paradigms, Two Economic Systems, Two Futures.” Navdanya, Oct. 2021, https://www.navdanya.org/bija-refelections/2021/10/06/carbon-capture/

[12] Altieri, Miguel A. “The Ecological Role of Biodiversity in Agroecosystems.” Agriculture, Ecosystems & Environment, vol. 74, no. 1, June 1999, pp. 19–31. ScienceDirect, https://doi.org/10.1016/S0167-8809(99)00028-6.

[13] Lim Li Ching, Agroecology for Sustainable Food Systems, G-STIC 2017 –Agroecology summary – Final version – January 2018] https://www.twn.my/title/end/pdf/end19.pdfhttps://ali-sea.org/aliseaonlinelibrary-dashboard/get/file/G-STIC-2017-%E2%80%9CAgroecology-for-Sustainable-Food-Systems%E2%80%9D.pdf


Otras referencias

Bill Gates y sus Falsas Soluciones para el Cambio Climático. Navdanya International, 2021

Gates Ag One: The Recolonisation Of Agriculture, Navdanya International, 2020

Pact for the Earth, Navdanya International, 2015

Plants, Planet & People – The Living Earth and Climate Change, Dr Vandana Shiva, Navdanya, October 2021

Shroff, R., Cortés, C.R. The Biodiversity Paradigm: Building Resilience for Human and Environmental Health. Development 63, 172–180 (2020). https://doi.org/10.1057/s41301-020-00260-2

The law of the seed, International Commission on the Future of Food and Agriculture. Navdanya International. 2013


Traducción por Carla Ramos Cortés, Navdanya International


This post is also available in: Inglés, Italiano, Francés, Alemán
Array
(
    [en] => Array
        (
            [code] => en
            [id] => 1
            [native_name] => English
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => en_US
            [encode_url] => 0
            [tag] => en
            [missing] => 0
            [translated_name] => Inglés
            [url] => https://navdanyainternational.org/greenwashing-and-false-solutions-at-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/en.png
            [language_code] => en
        )

    [it] => Array
        (
            [code] => it
            [id] => 27
            [native_name] => Italiano
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => it_IT
            [encode_url] => 0
            [tag] => it
            [missing] => 0
            [translated_name] => Italiano
            [url] => https://navdanyainternational.org/it/la-cop26-e-le-false-soluzioni-contro-i-cambiamenti-climatici/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/it.png
            [language_code] => it
        )

    [es] => Array
        (
            [code] => es
            [id] => 2
            [native_name] => Español
            [major] => 1
            [active] => 1
            [default_locale] => es_ES
            [encode_url] => 0
            [tag] => es
            [missing] => 0
            [translated_name] => Español
            [url] => https://navdanyainternational.org/es/greenwashing-y-falsas-soluciones-en-la-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/es.png
            [language_code] => es
        )

    [fr] => Array
        (
            [code] => fr
            [id] => 4
            [native_name] => Français
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => fr_FR
            [encode_url] => 0
            [tag] => fr
            [missing] => 0
            [translated_name] => Francés
            [url] => https://navdanyainternational.org/fr/ecoblanchiment-et-pseudo-solutions-a-la-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/fr.png
            [language_code] => fr
        )

    [de] => Array
        (
            [code] => de
            [id] => 3
            [native_name] => Deutsch
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => de_DE
            [encode_url] => 0
            [tag] => de
            [missing] => 0
            [translated_name] => Alemán
            [url] => https://navdanyainternational.org/de/greenwashing-und-falsche-loesungen-auf-der-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/de.png
            [language_code] => de
        )

    [pt-br] => Array
        (
            [code] => pt-br
            [id] => 43
            [native_name] => Português
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => pt_BR
            [encode_url] => 0
            [tag] => pt-br
            [missing] => 1
            [translated_name] => Portugués, Brasil
            [url] => https://navdanyainternational.org/pt-br/greenwashing-and-false-solutions-at-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/pt-br.png
            [language_code] => pt-br
        )

    [el] => Array
        (
            [code] => el
            [id] => 13
            [native_name] => Ελληνικα
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => el
            [encode_url] => 0
            [tag] => el
            [missing] => 1
            [translated_name] => Griego
            [url] => https://navdanyainternational.org/el/greenwashing-and-false-solutions-at-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/el.png
            [language_code] => el
        )

    [ca] => Array
        (
            [code] => ca
            [id] => 8
            [native_name] => Català
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => ca
            [encode_url] => 0
            [tag] => ca
            [missing] => 1
            [translated_name] => Catalán
            [url] => https://navdanyainternational.org/ca/greenwashing-and-false-solutions-at-cop-26/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/ca.png
            [language_code] => ca
        )

)

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close