Home > Noticias > Bill Gates y sus Falsas Soluciones para el Cambio Climático

Los Arreglos Tecnológicos No Salvaran a Nuestro Planeta

En su último libro, Cómo evitar un desastre climático: Las soluciones que ya tenemos y los avances que aún necesitamos, el cofundador de Microsoft, Bill Gates, expone un plan para detener el calentamiento global por medio de la reducción a cero de las emisiones de gases de efecto invernadero. Hecho que parece un poco irónico al venir de uno de los mayores emisores del mundo [1], cuyo «placer culpable» es volar en jet privado y que acaba de sumarse a una oferta para adquirir la mayor empresa de servicios de jet privados del mundo[2]. Aunque intenta ocultar este hecho afirmando que se asegura de compensar sus millas y que su avión sólo utiliza «combustible sostenible». Pero este tipo de contradicción, de aplacar un grave problema de fondo con una solución superficial o falsa, no es nada extraño para Gates, ya que al analizar de cerca sus inversiones millonarias, sus asociaciones con empresas privadas y su agenda política, se observa poca alineación con el objetivo de frenar realmente el cambio climático, ayudar a aliviar el hambre en el mundo o sacar a los pobres de la pobreza.

La influencia sin igual de Gates no sólo marca el extraordinario poder de su riqueza, sino también la unión de la filantropía, las empresas privadas y las instituciones internacionales para moldear el panorama político y de desarrollo según sus propios intereses. Pero esta configuración, aunque aparentemente justificada por una noble causa humanitaria y medioambiental, impulsa un paradigma de industrialización y concentración empresarial fracasado bajo la pretensión de una necesaria innovación tecnológica.

El reporte Gates to a Global Empire (Octubre 2020), coordinado por Navdanya Internacional, destaca los peligros del philanthro-capitalismo y su emergencia democrática en un análisis hecho por expertos y movimientos de la sociedad civil.

Aunque no cabe duda de que estamos viviendo en momentos de crisis acumuladas, el impulso de utilizar nuevas innovaciones tecnológicas como vía para resolver los problemas del mundo se está convirtiendo rápidamente en el único mecanismo. Esto crea un punto ciego tanto para las causas de fondo de las crisis a las que nos enfrentamos, así como que seguir por este camino sólo servirá para exacerbar aún más las crisis. Pero esta evasión de las verdaderas soluciones sistémicas no es un olvido accidental de un sector de innovaciones tecnológicas bien intencionado. Por el contrario, está dando lugar a que las mismas grandes corporaciones y estructuras de poder que crearon nuestras crisis actuales nos vendan sus propias ‘soluciones’ propuestas.

Esta mentalidad de solucionismo tecnológico es evidente en todas las iniciativas de la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) que, por su naturaleza, acaban negando soluciones reales a la crisis climática. Estas iniciativas, donaciones y programas de desarrollo abarcan un vasto ámbito -como se muestra en el informe Gates to a Global Empire de Navdanya International[3]– la alimentación, la agricultura, las semillas, la salud, el cambio climático, la educación, los medios de comunicación, la infraestructura y la energía, y tejen una compleja red de poder e influencia internacional para garantizar sus intereses determinados. Con el peso del capital de inversión que poseen tanto el Gates Foundation Trust como su patrimonio personal, junto con su plataforma en medios de comunicación, Bill y Melinda Gates establecen la agenda en estos diferentes sectores sin hacerse cargo o tomar responsabilidad por las consecuencias de sus intereses. Al final, esto funciona para alinear la opinión pública con las inversiones de las empresas privadas junto con la política internacional y la co-inversión estatal, para abrir nuevos mercados en nombre del «desarrollo».

Gates y los lideres mundiales en una conferencia sobre el cambio climático en Paris, 2015 – © Ian Landson

Un ejemplo principal es cómo difunde la autoridad de su agenda sobre la salud mundial invirtiendo en instituciones sanitarias internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que la Fundación Bill y Melinda Gates aporta casi el 20% de los fondos de la institución[4]. Pretende controlar la educación y los medios de comunicación, por ejemplo, financiando centros de investigación científica como la Universidad de Cornell[5] y la Universidad John Hopkins, así como proporcionando generosas subvenciones a destacados periódicos[6] como The Guardian, la BBC y Al Jazeera, por nombrar algunos, para que publiquen historias alineadas con sus mensajes.

A pesar de su declaración de ayudar a combatir el cambio climático, Gates también invierte directamente en la industria de los combustibles fósiles[7] ya que es el mayor accionista[8] de una de las mayores empresas de petróleo y gas de Canadá, Canadian National Railway, mientras que Microsoft también tiene vínculos directos con las industrias del petróleo y el gas. Como explica ETC en su artículo «The Sugar Daddy of Geoengineering»[9], Gates ha sido uno de los principales patrocinadores de la geoingeniería extrema («tecnologías milagrosas»), de las técnicas de eliminación de dióxido de carbono (CDR), de la geoingeniería solar y de otras técnicas similares junto a la industria de los combustibles fósiles durante más de una década. Técnicas que podrían provocar daños desastrosos en los sistemas meteorológicos y los ciclos naturales del planeta.

La imposición de un modelo agrícola fallido  

Uno de los principales sectores donde los intereses del mercado privado y el poder de Gates son más evidentes es en el impulso de la transformación agrícola. La Fundación Gates lleva décadas impulsando nuevas tecnologías y un modelo de agricultura industrial, con el pretexto de acabar con el hambre y el cambio climático. En 2008, Gates intentó revivir el modelo fracasado de la Revolución Verde de los años sesenta en África, lanzando el programa AGRA[10] (Alianza para una Revolución Verde en África), incentivando a los agricultores a avanzar hacia los monocultivos comerciales a gran escala y promoviendo los fertilizantes sintéticos, los pesticidas y las semillas de alto rendimiento o transgénicas. La investigación de Timothy Wise, recogida en el informe Gates to a Global Empire[11] , muestra cómo 15 años después no hay pruebas de que los objetivos planteados por AGRA se hayan traducido en mejoras significativas de la productividad y, en cambio, han provocado un aumento del 30% de las personas que sufren pobreza extrema en los países de AGRA, una prueba directa del fracaso de esta iniciativa.

Fuente: AGRA

Aunque muchos han salido a criticar el fracaso de AGRA, no es el único ejemplo de los intentos de Bill Gates por controlar lo que ocurre en los campos de los agricultores. En enero de 2020, la fundación de Bill y Melinda Gates puso en marcha Ag One[12], un nuevo programa que pretende «potenciar a los pequeños agricultores con las herramientas, tecnologías y recursos accesibles y de alta calidad que necesitan para salir de la pobreza»[13]. El objetivo es promover las técnicas de la Revolución Verde junto con las nuevas innovaciones tecnológicas, como la tecnología de detección y datos, la agricultura de precisión, la segunda generación de manipulación genética, los transgénicos, los modelos predictivos de inteligencia artificial, etc., para aumentar la productividad de los cultivos en África, Asia y América Latina como Ag Tech[14]. Con el lanzamiento de Ag Tech, también se anunciaron asociaciones con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Microsoft, Bayer, Corteva y Syngenta, además de la Fundación Bill y Melinda Gates, dando lugar a una peligrosa alianza en América Latina de empresas de agricultura industrial y biotecnología.

Fuente: Gates Notes

El BMGF se centra clara y orgullosamente en estas asociaciones y en el impulso perpetuo del paradigma de la agricultura industrial. Por ejemplo, es bien conocido el entusiasmo de Gates por los fertilizantes químicos. Según él, los fertilizantes son un «invento mágico que puede ayudar a sacar a millones de personas de la pobreza»[15], a pesar de que los científicos afirman que emiten cantidades peligrosas de gases de efecto invernadero (GEI)[16], y son conocidos como contaminantes ambientales. Gates también considera que las semillas transgénicas son una «solución técnica necesaria» para el desarrollo agrícola que podría «acabar con el hambre en África»[17], a pesar de sus fallos conocidos, así como las devastadoras consecuencias medioambientales, sociales y de salud. También ha expresado públicamente su apoyo total a métodos de edición genética altamente problemáticos[18] como el CRISPR-Cas9, en el que ha invertido millones de dólares[19]. Su fundación también financia en gran parte los centros del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), que reciben más del 70%[20] de las inversiones en investigación agrícola del BMGF, lo que convierte a Gates en el segundo mayor donante del CGIAR. Estas inversiones otorgan a Gates una influencia considerable, lo que le permite dar forma a la agenda política mundial en materia de agricultura y desarrollo que al final sirve para abrir nuevos mercados para la agroindustria y la biotecnología en mercados que antes no eran rentables o a los que era difícil entrar. La alineación de las políticas en estos países y sectores garantiza entonces el retorno de las inversiones de Gates.

Comisión Mundial de Adaptación

Una de las formas en las que Gates impulsa silenciosamente su visión y su agenda es a través de la Comisión Global de Adaptación[21], una comisión internacional cofundada por Gates que impulsa soluciones tecnológicas para la adaptación y la mitigación del cambio climático, a través de cosas como llenar la «brecha de datos» del sur global a través de la agricultura digital[22]. Por ejemplo, las recomendaciones políticas y los documentos de posición de la Comisión desencadenaron en 2018 un informe co-firmado por el IICA y el CGIAR[23] que afirmaba que «la adaptación al cambio climático en la agricultura depende de una mayor inversión para modernizar los sistemas agrícolas.» El informe fue respaldado activamente por los responsables de la Comisión Global en su momento.

El Centro Global de Adaptación- cofundado por Gates, empuja soluciones tecnológicas al cambio climático- Fuente: GCA

Entre los fundadores de la comisión se encuentran también Kristalina Georgieva, actual directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex directora general del Banco Mundial, y el ex octavo secretario general de la ONU, Ban-Ki Moon. La comisión cuenta con 22 países convocantes y con el apoyo de una serie de ministros y ministerios de asuntos exteriores, políticos, jefes de bancos de desarrollo y corporaciones de desarrollo, líderes de la ONU y jefes o ex jefes de gobierno. Desde el final de su mandato en 2020, el consejo de administración ya no incluye directamente a Gates, pero sigue incluyendo a actores que siguen siendo cercanos a la agenda de Gates. Entre ellos se encuentra Rodger Voorhies, presidente de la División de Crecimiento y Oportunidades Globales de la Fundación de Bill y Melinda Gates y jefe de Ag One. Así como Feike Sijbesma -actual director general[24] y presidente honorario de DSM, una empresa de biología sintética y alimentos falsos financiada por Breakthrough Energy Ventures.

Breakthrough Energy Ventures:  La puerta giratoria de los «super-emisores»

Mientras que el impulso político del paradigma industrial se produce a través de iniciativas de desarrollo y de grupos de presión política, donde este juego de ganancias multimillonarias y alianzas corporativas es más evidente es en uno de los fondos de inversión personal más destacados de Gates: Breakthrough Energy Ventures. Este fondo de inversión, que ahora está en primer plano como garantía del compromiso de Gates para solucionar el cambio climático, cuenta con el apoyo de otros filantrocapitalistas[25] y multimillonarios como Jeff Bezos, Mukesh Ambani, Michael Bloomberg, Richard Branson de Virgin Group, Reid Hoffman de LinkedIn, Jack Ma de Alibaba, el antiguo corredor de Enron y gestor de fondos de cobertura convertido en filántropo John Arnold, entre otros nombres destacados.

Breakthrough Energy Ventures es financiado por varios billonarios and philanthro-capitalistas como (de izquierda): Bill Gates, Richard Branson, Mark Zuckerberg, George Soros, Jeff Bezos – Fuente: Great Game India

De las múltiples startups financiadas por Breakthrough, siete están involucradas en las áreas de la alimentación y la agricultura, particularmente a través del desarrollo y la comercialización de productos de biología sintética y biotecnología. Aunque estas empresas emergentes utilizan la retórica ecológica de promover «soluciones climáticas sostenibles», un análisis más detallado revela que los equipos de dirección de las empresas están llenos de ex ejecutivos de DuPont, Monsanto, la Fundación Bill y Melinda Gates, PepsiCo y Microsoft. Lo que nos lleva a preguntar, ¿cómo es posible que personas involucradas en las mismas empresas que crearon nuestra crisis sanitaria, ecológica y climática, estén de alguna manera cualificadas para vendernos la «solución»?

Un ejemplo directo del solapamiento entre la agricultura y la alimentación industrial y las nuevas empresas tecnológicas es Motif Foodworks[26], una empresa de biotecnología sintética que trabaja para crear y comercializar «alternativas vegetales» a los productos de carne y lácteos, así como para crear productos alimenticios finales e ingredientes.  La startup reivindica la sostenibilidad haciendo referencia a la falta de necesidad de tierras, insumos agrícolas y recursos externos intensivos, a la vez que proporciona un mayor valor nutritivo. Tienen una asociación exclusiva con la destacada empresa de biotecnología sintética Ginkgo Bioworks[27], también financiada por Gates, que crea productos para empresas farmacéuticas, como Moderna, productos químicos industriales e ingredientes alimentarios industriales, como para Motif Foodworks. Ginkgo Bioworks también participó en una asociación de 100 millones de dólares con Bayer para desarrollar fertilizantes de microbios sintéticos. Pero este no es el único vínculo que Motif Foodworks tiene con grandes empresas industriales de la alimentación y la agricultura. Todos sus altos cargos[28] -desde su director general, el director comercial y el director de tecnología- han trabajado anteriormente en DuPont y PepsiCo. Su jefe de Asuntos Regulatorios, Gubernamentales e Industriales también pasó ocho años como Director de Promoción Global en Monsanto, otros nueve como Director de Asuntos Regulatorios Corporativos de Dupont y cuatro en CropLife como Vicepresidente de Ciencia y Asuntos Regulatorios. Su principal asesora es la ex directora general de PepsiCo, Indra Nooyi. Lo mismo ocurre con las startups financiadas por Breakthrough, Nature’s Fynd[29] o Biomilq[30], en las que la ejecutiva de gestión de productos y desarrollo de negocios, Rachel Lee, fue responsable de estrategia en el BMGF y la cofundadora de Biomilq, hizo prácticas en el BMGF el año en que se fundó su empresa.

Este patrón se repite con otra empresa de Breakthrough Energy Ventures, Pivot Bio, que pretende sustituir los fertilizantes sintéticos de nitrógeno para los monocultivos de maíz por microbios fijadores de nitrógeno de biologia sintética. La empresa recibió una inversión de 70 millones de dólares de Breakthrough en 2017, y luego otra de 100 millones de dólares[31] en el verano de 2020. Aquí todos los altos ejecutivos son antiguos ejecutivos de DuPont o Monsanto: Desde el CTO que pasó 30 años en DuPont y DuPont Pioneer desarrollando aceites de semillas industriales; el VP de Asuntos Regulatorios y Gubernamentales que pasó 27 años en DuPont como ex jefe de Asuntos Gubernamentales y líder de las negociaciones comerciales; el VP de Desarrollo de Productos pasó 37 años en Monsanto; el VP de Comunicaciones dirigió el equipo de comunicaciones globales de DuPont Pioneer, y el VP de Operaciones Comerciales promovió la adopción de la biotecnología mientras trabajaba para el departamento de marketing de DuPont y DuPont Pioneer. Sin olvidar que Cooper Rinzler es a la vez director de Pivot Bio y miembro del consejo de administración de Breakthrough Energy Ventures.

Aparte de los múltiples problemas que plantea el desarrollo y la aplicación de estos productos de biología sintética en la alimentación y la agricultura, la fuga de ex ejecutivos de empresas de agricultura industrial hacia nuevas empresas de biotecnología señala la próxima iteración de la concentración de la agricultura industrial y expansión del mercado, no las soluciones sostenibles «climáticamente inteligentes». Sobre todo porque los miembros de las mismas empresas que han negado continuamente los efectos dañinos de sus «innovaciones» alimentarias y agrícolas, nos venden ahora de nuevo soluciones igualmente arriesgadas, miopes y no probadas para los problemas que sus empresas crearon en primer lugar. Por no hablar del evidente y repetido patrón de obvios conflictos de intereses presentes en este incestuoso sector. Por eso no es de extrañar que Breakthrough Energy Ventures tenga también un kit de herramientas políticas[32]. Breakthrough no se ve sólo como una empresa de inversión privada, sino que también participa en la promoción de políticas para asegurarse de que sus innovaciones tengan un mercado. Por último, en línea con la estrategia de Gates de moldear la opinión pública a través de los medios de comunicación, también se está desarrollando un nuevo programa de periodismo, dirigido por la ex periodista del Wall Street Journal Amy Harder. Pero mientras que estos factores se ocultan a propósito, la industria en torno a las «dietas basadas en plantas», justificadas como «inteligentes desde el punto de vista climático», como » dieta sostenible», está comenzando a tener un gran impulso. 

La falsa promesa de los alimentos sintéticos

Una de las promociones más recientes de Gates es su prescripción de alimentos sintéticos para los países desarrollados como medio para combatir el cambio climático. En una reciente entrevista con MIT Technology Review , Gates dice que cree que «todos los países ricos deberían pasar a consumir carne de vacuno 100% sintética»[33]. La comida falsa sustituye los productos animales por alimentos altamente procesados cultivados en laboratorios, como la carne falsa, los productos lácteos falsos o los huevos falsos. Es posible gracias a innovaciones técnicas como la biología sintética, que consiste en reconfigurar el ADN de un organismo para crear algo totalmente nuevo. Por ejemplo, empresas de carne a base de plantas como Beyond Meat e Impossible Foods utilizan una secuencia de codificación del ADN de la soja o los guisantes para crear un producto con aspecto y sabor de carne real. Algunas empresas también están invirtiendo en carne basada en células[34], cultivada a partir de células animales reales, pero aún no ha llegado al mercado.

Cada vez son más las empresas que participan en este mercado de rápido crecimiento, Motif Foodworks (alternativas cárnicas y lácteas de origen vegetal), Ginkgo Bioworks (microbios creados a medida), BioMilq (leche materna cultivada en laboratorio), Nature’s Fynd (alternativas cárnicas y lácteas cultivadas con hongos), Eat Just (sustitutos del huevo hechos con proteínas vegetales), Perfect Day Food (productos lácteos cultivados en laboratorio) o NotCo (productos animales de origen vegetal elaborados mediante IA), por nombrar unas cuantas. Los gigantes de la industria cárnica también se están beneficiando de este mercado floreciente. Productores de carne como Tyson Foods (que ha invertido en Memphis Meats y Future Meat Technologies, que crean sustitutos de la carne cultivada en laboratorio), Nestlé, Cargill, Maple Leaf Foods o Perdue Farms también están prosperando con esta tendencia, vendiendo productos como salchichas, hamburguesas y carne picada elaborados en gran parte con proteína de guisante o soja. Todas estas empresas están respaldadas por multimillonarios de alto rango e inversores de las grandes tecnologías. Tan sólo Bill Gates ha invertido 50 millones de dólares en Impossible Foods y además financia activamente a Beyond Meat, a Ginkgo Bioworks y a BioMilq, como se ha descrito anteriormente.

La perpetuación de prácticas ecológicamente perjudiciales

Los defensores de la comida falsa afirman que ésta es una solución real al cambio climático y que resuelve la degradación del medio ambiente, a la vez que soluciona los problemas de bienestar animal. Por ejemplo, Impossible Foods[35] declara que su carne de origen vegetal necesita un 96% menos de tierra, un 87% menos de agua y emite un 89% menos de gases de efecto invernadero que los productos convencionales de origen animal.

No obstante, los falsos alimentos tienen una mayor huella de carbono que las proteínas vegetales menos procesadas[36]. Los sustitutos vegetales son hasta siete veces más intensivos en GEI que las legumbres enteras. La carne de origen celular también emite más GEI que los productos animales, como el cerdo o las aves de corral. Investigaciones recientes sugieren incluso que, a largo plazo, el impacto medioambiental de la carne cultivada en laboratorio[37] podría ser mayor que la del ganado.

Además, la comida falsa se anuncia como «ecológica» y, sin embargo, está hecha con proteínas de guisante, soja o maíz cultivados a gran escala industrial, recurriendo a la labranza, los monocultivos, los pesticidas tóxicos y, a menudo, los OMG. La “Hamburguesa Imposible” se elabora con soja OGM rociada con Roundup, lo cual conlleva una enorme devastación ecológica[38]. Los niveles totales de glifosato detectados en la Hamburguesa Imposible por Laboratorios del Instituto de Investigación Sanitaria fueron de 11,3ppb, haciendo su consumo altamente peligroso[39], ya que sólo un 0,1ppb de glifosato puede destruir la flora intestinal, dañar órganos vitales como el hígado y los riñones, y causar anomalías reproductivas e incluso tumores, ya que el glifosato es también un «probable carcinógeno humano». En general, el uso de pesticidas está directamente relacionado con problemas de salud crónicos a largo plazo, tanto para los consumidores como para los agricultores.

Otras empresas como Beyond Meat[40], que comercializan sus productos como «más limpios» al estar libres de ingredientes modificados genéticamente, aun así admiten que no son ecológicos[41], y siguen dependiendo en gran medida de los monocultivos y los pesticidas. Irónicamente, estas alternativas cárnicas basadas en plantas, que afirman salvaguardar a los animales, al agua y al medio ambiente, contribuyen directamente al sistema alimentario que está amenazando la biodiversidad mundial[42], destruyendo la vida silvestre, alterando los suelos, y contaminando los suministros de agua subterránea[43]. Además, las cadenas de suministro de las falsas empresas alimentarias requieren un transporte excesivo basado en combustibles fósiles[44], como la mayoría de los alimentos industriales.

Los impactos sobre la salud de los falsos alimentos hiper-procesados

Los falsos alimentos no sólo son perjudiciales para el medio ambiente, sino que también pueden ser perjudiciales para la salud humana. Los sustitutos de origen vegetal podrían tener una serie de consecuencias negativas para la salud a largo plazo[45], debido a que están altamente procesados y a que contienen ingredientes como proteínas aisladas de guisantes y aceite de canola.

A estos productos, además, se les añaden nuevos aditivos fabricados a su vez mediante biología sintética. Por ejemplo, para que la Hamburguesa Imposible parezca «sangrar» como la carne de verdad, se le añade una molécula «hemo» que procede de la leghemoglobina de la soja, un colorante producido a través de levaduras modificadas genéticamente a través de nuevas tecnologías de edición genéticas. Según el Centro de Seguridad Alimentaria, la FDA no realizó pruebas adecuadas a largo plazo[46] antes de aprobar el aditivo colorante en 2019, y tras un ensayo a corto plazo con ratas[47], se detectaron varios efectos potenciales adversos como cambios en el aumento de peso, cambios en la sangre que indicaban inflamación o enfermedad renal, alteraciones en el ciclo reproductivo y posibles signos de anemia. A pesar de la falta de evidencia sobre la seguridad del aditivo, los productos de Impossible Foods que contienen “hemo” modificado genéticamente se venden ahora en los supermercados de todas partes del mundo, lo que ejemplifica un entorno desregulador que prima el beneficio y la influencia de las empresas antes que la salud pública.

El proceso de aislamiento de proteínas de origen vegetal también puede acarrear consecuencias peligrosas[48] para la salud humana. En la soja se encuentran muchos anti-nutrientes, que pueden producir efectos perjudiciales para la salud, como trastornos digestivos, desequilibrios hormonales, enfermedades autoinmunes, obesidad, trastornos digestivos, afecciones neurológicas o reacciones inmunológicas. Especialmente porque las proteínas de soja y guisante que se utilizan principalmente en la mayoría de las carnes de origen vegetal son altamente procesadas mediante altas temperaturas, extracciones químicas y aislamiento de proteínas y, ahora, alteraciones genéticas, lo cual genera compuestos que no se encuentran de forma natural en los alimentos.

Por último, los productos animales creados artificialmente carecen a veces de algunos nutrientes o de sus beneficios naturales. Por ejemplo, la leche cultivada en laboratorio, como la de BioMilq, no puede cambiar en respuesta a las necesidades del niño, como ocurre naturalmente con la leche materna. Tampoco contiene hormonas ni bacterias del bioma materno y, lo que es más importante, no tiene anticuerpos[49], que son vitales para los bebés.

Las carnes de origen vegetal, por otro lado, no satisfacen las necesidades nutricionales que cumplen los verdaderos alimentos de origen animal. La simple adición de proteínas, vitaminas y minerales aislados a las dietas no confiere los mismos beneficios para la salud[50] que cuando estos nutrientes son ingeridos como alimentos completos, que contienen miles de compuestos que actúan en sinergia. Las hamburguesas de origen vegetal no son más saludables que los productos animales[51], incluida la carne roja.

Patentar: sacar provecho de la vida

Lejos de acabar con el cambio climático o con el hambre en el mundo, el hecho de patentar técnicas artificiales para el cultivo de falsos alimentos se convierte en otro instrumento más de lucro para las empresas y los multimillonarios. Sobre todo, porque ya hay 20 patentes[52] asignadas a Impossible Foods, y más de 100 patentes adicionales pendientes[53] para otros sucedáneos de la carne falsa, desde el pollo hasta el pescado.

© Seth J. Itzkan, Soil4Climate

No es de extrañar que grandes empresas de mejora genética vegetal como Bayer/ Monsanto vean una gran oportunidad en el auge de la industria de alimentos basadas en plantas[54]. En un evento para inversores celebrado en 2019 en Missouri, Bob Reiter, jefe de investigación y desarrollo de la división de ciencia de los cultivos de Bayer/Monsanto, dijo que las empresas de carne de origen vegetal «se están abasteciendo de diferentes tipos de cultivos y eso también podría crear una oportunidad para nosotros, al ser una empresa de mejora vegetal».

Esta lógica de las patentes, además, reduce a los animales y a la naturaleza a una «tecnología mejorable» (en palabras de Pat Brown, director general y fundador de Impossible Foods). Según él, «los animales sólo han sido la tecnología que hemos utilizado hasta ahora para producir carne«[55]. Esto significa que simplemente pueden ser sustituidos por tecnologías más eficientes, como los alimentos artificiales. El falso alimento separa a los humanos de la naturaleza y al alimento de la vida. Pero tenemos que pensar más allá de nuestras necesidades estrictamente humanas y comprender las necesidades de los sistemas ecológicos en los que estamos inmersos. No podemos abordar la acuciante crisis medioambiental sin transformar nuestra relación con la naturaleza.

 Olvidando a la agricultura regenerativa

La comida falsa transfiere el poder político desde los agricultores ecológicos y los mercados locales hacia las empresas biotecnológicas, y menosprecia los conocimientos locales e indígenas y las diversas culturas alimentarias que han evolucionado junto a los ecosistemas diversos. Además, ignora por completo las soluciones que ofrece el creciente movimiento de la agricultura regenerativa. Aunque los problemas asociados a la producción industrial de carne son legítimos, las prácticas de pastoreo regenerativas[56] pueden, de hecho, mejorar la biodiversidad, y la salud del suelo y secuestrar activamente el carbono en el suelo[57] al preparar y fertilizar la vegetación y el suelo. Estos modelos tienen el potencial de contribuir sustancialmente a mitigar el cambio climático[58], o al menos de no exacerbarlo más, y de reparar suelos dañados y frenar los procesos de desertificación. Esto significa que, en algunos casos, la carne de animales alimentados con pasto puede tener una huella ecológica menor que las hamburguesas de origen vegetal. Los estudios de Quantis International demostraron una emisión de +3,5 CO2-eq/por kg[59] de producto en el análisis del ciclo de vida de la Hamburguesa Imposible, frente a -3,5 CO2-eq/por kg[60] de la carne de vacuno producida mediante prácticas de pastoreo regenerativo, lo que significa que a lo largo del ciclo de vida del animal se secuestró más carbono del que se emitió.

Los inversores y defensores de los alimentos falsos no son capaces de ver que los verdaderos problemas no solo residen en la producción de carne, sino en el modelo mismo de la agricultura industrial, y esto apunta a la necesidad de implementar prácticas agroecológicas y de diversidad agrícola[61] para asegurar un medioambiente más sano y una soberanía alimentaria a escala global.

La comida falsa es una solución falsa, que pretende sustituir a la carne sin cuestionar a la industria alimentaria y agrícola capitalista con su afán de lucro. Esta mentalidad explica por qué pronto veremos hamburguesas «Más allá de la carne» en los menús vegetales de McDonald’s[62] , cuando lo que realmente necesitaríamos es centrarnos en la necesidad de una agricultura regenerativa de verdad y en un cambio sistémico, si es que queremos proteger la naturaleza y la salud de las personas.

La biodiversidad y la Agroecología son Verdaderas Soluciones al Cambio Climático

El cambio climático y sus obvias consecuencias no pueden abordarse plenamente sin reconocer el papel central del sistema alimentario industrializado y globalizado en la creación de la crisis climática. Este contribuye con un 44% a un 57% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la deforestación, de los animales en las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFOs), de los envases de plástico y aluminio, del transporte de larga distancia y de los residuos de alimentos[63]. Una mayor industrialización, globalización y, ahora, digitalización, tal y como promueve el la fundación de Gates y las aliadas empresas biotecnológicas y agroindustriales, conduciría a una aún mayor promoción de las semillas comerciales, del uso de químicos tóxicos, de un elevado consumo de agua, de equipos agrícolas ávidos de gas y de un sistema de transporte y producción global basado en los combustibles fósiles, con el riesgo asociado del incremento de su contribución a los GEI. Por no mencionar que, como se ha demostrado durante los primeros confinamientos por el Coronavirus en 2020, estos sistemas alimentarios globalizados e industrializados son también significativamente más vulnerables a las perturbaciones, algo que el cambio climático ya está acelerando. Por lo tanto, la manera en la que producimos nuestros alimentos debería desempeñar un papel importante en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y en nuestra adaptación al cambio climático.

© Drona Chetri, Navdanya

Tenemos la opción de no continuar por el camino que ya ha destruido la biodiversidad, la vida de los agricultores y las economías rurales y que ahora amenaza con destruir el futuro de nuestro planeta. Sobre todo, porque existen otros caminos que los agricultores de todo el mundo han recorrido durante casi 10.000 años, y que continuamente se han estado regenerando a través de sistemas agroecológicos diversos. Un camino agroecológico que ahora puede guiarnos hacia un futuro más ecológico y que ya está siendo transitado por comunidades alimentarias locales y diversas de todo el mundo como una forma de incorporar un nuevo paradigma para vivir en armonía con la naturaleza.

La agroecología se basa en un amplio conjunto de principios e incluye diversas formas de cultivar junto con la naturaleza y regenerar la biodiversidad a través de las semillas vivas y criollas, los suelos vivos, y las comunidades alimentarias locales, sin el uso de productos químicos. Desde la semilla hasta la mesa, se está formando una diversidad de movimientos que incluyen actores diversos, como pequeños agricultores, jardineros, organizaciones de la sociedad civil, ciudadanos, responsables políticos, investigadores y organizaciones internacionales. Los movimientos también pueden adoptar muchas formas incluyendo la agricultura ecológica, la permacultura, la biodinámica, la agricultura regenerativa, la visión de Masanobu Fukuoka de la agricultura natural[64], las cadenas alimentarias locales de kilómetro cero, los modelos cooperativos de producción y consumo, la agricultura apoyada por la comunidad (CSA), los mercados locales de agricultores, los ecodistritos[65], los huertos comunitarios y escolares, las granjas urbanas, los bancos de semillas comunitarios[66], los movimientos de Slow Food y el renacimiento de alimentos tradicionales[67] y olvidados, así como cientos de miles de tradiciones agrícolas locales que han evolucionado durante milenios. Todos estos enfoques adaptan los métodos agroecológicos a los contextos locales, para ajustarse a las necesidades, tradiciones y sistemas de conocimiento locales. Estas tradiciones y acercamientos dan prioridad al cuidado de las personas y de la tierra, y sitúan la soberanía alimentaria en el centro de sus economías alimentarias locales circulares, cíclicas, biodiversas, saludables y sostenibles. A través de estos diversos métodos, los pequeños agricultores alimentan a sus comunidades locales[68] con alimentos sanos y nutritivos, a la vez que preservan la salud del ecosistema.

Los sistemas alimentarios agroecológicos son una forma ya probada de reducir las emisiones de CO2 mediante el secuestro activo de los gases de efecto invernadero[69]. Esto se consigue reorientando las cadenas de suministro de alimentos hacia economías alimentarias locales que eliminan los métodos intensivos en combustibles fósiles y las cadenas de suministro globales, sustituyéndolos por el reciclaje de recursos, por los insumos de baja intensidad que imitan la nutrición de la naturaleza y los ciclos hidrológicos para sanar el suelo y la biodiversidad[70]. También se consigue a través del fortalecimiento de los suelos, al incrementar biodiversidad del suelo, lo que contribuye tanto a fijar de nuevo el dióxido de carbono en los suelos como a reducir la necesidad de fertilizantes y pesticidas químicos. Los suelos sanos también ayudan a sostener una mayor biodiversidad, reduciendo la presión de plagas y enfermedades[71]. En concreto, se ha estimado que a través de la conversión generalizada a la agricultura agroecológica y orgánica se podría mitigar de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura mundial en un 40 %, en un escenario de implementación mínima; y hasta el 65% en un escenario de secuestro de carbono máximo[72].

Además de proporcionar una solución duradera al cambio climático, la transición a los sistemas agroecológicos en alimentación y agricultura también garantizaría los medios de vida de más de 1.500 millones de pequeños agricultores en todo el mundo, además de asegurar la soberanía alimentaria en las poblaciones más vulnerables del mundo. Estas comunidades alimentarias ya están haciendo la transición hacia esta vía ecológica y democrática, en todo el mundo; y así, están sembrando las semillas para un sistema alimentario en manos de las comunidades, las mujeres, los agricultores y los consumidores, y libre del control corporativo, de los venenos, de las millas de alimentos, de los plásticos y de las patentes. Están creando resiliencia frente a las crecientes vulnerabilidades ecológicas y económicas mediante la reivindicación de las semillas, de los alimentos y del conocimiento como bienes comunes.

Las soluciones agroecológicas ante el cambio climático se basan en un enfoque sistémico, que reconoce la causa fundamental de nuestras crisis; y en una comprensión profunda de los procesos de la vida y, por lo tanto, encarnan una visión diferente de cómo podría ser la transformación de los sistemas alimentarios a nivel político, social y económico. Esta verdadera transformación agroecológica es incompatible con el paradigma de la agricultura industrial, ya que implica un cambio completo del sistema alimentario industrial hipercentralizado y controlado por las grandes empresas.

La agroecológica y los métodos basados en la biodiversidad permiten a los agricultores alimentar sus comunidades locales mientras que preservan y regeneraran los ecosistemas – © Navdanya

Así que, en realidad, las estrategias de los Gates no tienen nada que ver con sacar a los pobres de la pobreza o luchar contra el cambio climático. No hay nada altruista, recatado, u «optimista» en Gates y su fundación. Por el contrario, es un intento descarado de acumulación de poder mediante la imposición obstinada de un paradigma fracasado. El nivel de influencia acumulado por Gates, un multimillonario que admite públicamente su escaso conocimiento sobre los problemas que pretende resolver, supone restar poder a la gobernanza democrática, y reclamar justicia climática y ecológica sustituyendo decisiones democráticas por la imposición de políticas que se adhieran a sus caprichos. Todo esto mientras usurpa la atención, los fondos, y las políticas, necesarias para una transformación agroecológica diversa.

En otras palabras, Bill Gates y sus compañeros de negocios privados seguirán produciendo problemas exponencialmente peores que los que se proponen «resolver», mientras simultáneamente trabajan para concentrar cada vez más poder en manos privadas a través del dogma de la tecnología. Estas tecnologías descritas se utilizan como métodos de imposición directa, sin ninguna evaluación democrática, ética, social o ecológica. Y mientras tanto reemplazan sistemas complejos, diversos, autoorganizados y autopoiéticos, y crean un nuevo nivel de ilusión que nos impulsa más rápidamente hacia el colapso.

En definitiva, vemos emerger dos futuros diferenciados en cuanto a la alimentación y la agricultura: uno conduce a la regeneración de nuestro planeta, nuestros suelos, nuestra biodiversidad, nuestra agua, nuestras economías rurales y los medios de vida de los agricultores, nuestra salud y nuestra democracia. El segundo camino lleva al colapso de los ecosistemas del planeta y de los sistemas socioeconómicos que sustentan la sociedad. El futuro de las diversas especies, nuestro futuro humano común y nuestro pan de cada día depende del camino que tomemos. 


Créditos

Autores: Ruchi Shroff, Carla Ramos Cortés, Marion Bessol

Investigación: Elisa Catalini

Traducción: Naturaleza de Derechos
Revisión de Traducción: Carla Ramos Cortés y Maria Vazquez

Diseño de Portada: Marion Bessol

© Navdanya International 2021

Navdanya International
Via Marin Sanudo 27, 00176 Roma – Italia

Contacto : info@navdanyainternational.org www.navdanyainternational.org

This post is also available in: Inglés, Francés, Portugués, Brasil
Array
(
    [en] => Array
        (
            [code] => en
            [id] => 1
            [native_name] => English
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => en_US
            [encode_url] => 0
            [tag] => en
            [missing] => 0
            [translated_name] => Inglés
            [url] => https://navdanyainternational.org/bill-gates-his-fake-solutions-to-climate-change/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/en.png
            [language_code] => en
        )

    [it] => Array
        (
            [code] => it
            [id] => 27
            [native_name] => Italiano
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => it_IT
            [encode_url] => 0
            [tag] => it
            [missing] => 1
            [translated_name] => Italiano
            [url] => https://navdanyainternational.org/it/bill-gates-his-fake-solutions-to-climate-change/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/it.png
            [language_code] => it
        )

    [es] => Array
        (
            [code] => es
            [id] => 2
            [native_name] => Español
            [major] => 1
            [active] => 1
            [default_locale] => es_ES
            [encode_url] => 0
            [tag] => es
            [missing] => 0
            [translated_name] => Español
            [url] => https://navdanyainternational.org/es/bill-gates-y-sus-falsas-soluciones-para-el-cambio-climatico/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/es.png
            [language_code] => es
        )

    [fr] => Array
        (
            [code] => fr
            [id] => 4
            [native_name] => Français
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => fr_FR
            [encode_url] => 0
            [tag] => fr
            [missing] => 0
            [translated_name] => Francés
            [url] => https://navdanyainternational.org/fr/bill-gates-et-ses-fausses-solutions-pour-le-changement-climatique/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/fr.png
            [language_code] => fr
        )

    [de] => Array
        (
            [code] => de
            [id] => 3
            [native_name] => Deutsch
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => de_DE
            [encode_url] => 0
            [tag] => de
            [missing] => 1
            [translated_name] => Alemán
            [url] => https://navdanyainternational.org/de/bill-gates-his-fake-solutions-to-climate-change/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/de.png
            [language_code] => de
        )

    [pt-br] => Array
        (
            [code] => pt-br
            [id] => 43
            [native_name] => Português
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => pt_BR
            [encode_url] => 0
            [tag] => pt-br
            [missing] => 0
            [translated_name] => Portugués, Brasil
            [url] => https://navdanyainternational.org/pt-br/bill-gates-e-as-suas-falsas-solucoes-para-as-alteracoes-climaticas/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/pt-br.png
            [language_code] => pt-br
        )

    [el] => Array
        (
            [code] => el
            [id] => 13
            [native_name] => Ελληνικα
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => el
            [encode_url] => 0
            [tag] => el
            [missing] => 1
            [translated_name] => Griego
            [url] => https://navdanyainternational.org/el/bill-gates-his-fake-solutions-to-climate-change/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/el.png
            [language_code] => el
        )

    [ca] => Array
        (
            [code] => ca
            [id] => 8
            [native_name] => Català
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => ca
            [encode_url] => 0
            [tag] => ca
            [missing] => 1
            [translated_name] => Catalán
            [url] => https://navdanyainternational.org/ca/bill-gates-his-fake-solutions-to-climate-change/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/ca.png
            [language_code] => ca
        )

)

Referencias

[1] Schwab, Tim. 2021. “Bill Gates, Climate Warrior. And Super Emitter.,” February 16, 2021. https://www.thenation.com/article/environment/bill-gates-climate-book/.

[2] Bill Gates Joins Blackstone in Bid to Buy British Private Jet Services Firm’. Rupert Neate, The Guardian, 9 Jan. 2021, http://www.theguardian.com/technology/2021/jan/09/bill-gates-joins-blackstone-in-bid-to-buy-british-private-jet-firm.

[3] Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/es/publications/gates-to-a-global-empire/.

[4] Dentico, Nicoletta. “The Philanthropic Monopoly of Bill and Melinda Gates”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-THE-PHILANTHROPIC-MONOPOLY-OF-BMGF.pdf

[5] Community Alliance of Global Justice / AGRA Watch, “Messengers of Gates’ agenda: how the Cornell Alliance Spreads Disinformation and Discredits Agroecology”, in Gates to a Global Empire. Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-MESSENGERS-OF-GATES%E2%80%99-AGENDA.pdf

[6] Dentico, Nicoletta. “The Power of Propaganda and the Language of Persuasion”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-THE-POWER-OF-PROPAGANDA.pdf

[7] Schwab, Tim. “Bill Gates, Climate Warrior. And Super Emitter”, Feb. 2021, The Nation, https://www.thenation.com/article/environment/bill-gates-climate-book/

[8] ‘The Sugar Daddy of Geoengineering’. ETC Group, 14 Oct. 2020. https://etcgroup.org/content/sugar-daddy-geoengineering.

[9] Ibid.

[10] Dentico, Nicoletta. “Bill & Melinda Gates: the Dystopia of the Green Revolution in Africa”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-THE-DYSTOPIA-OF-THE-GREEN-REVOLUTION-IN-AFRICA.pdf

[11]  Wise, Timothy. “Gates Foundation’s Green Revolution Fails Africa’s Farmers”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-FAILS-AFRICA%E2%80%99S-FARMERS.pdf

[12] “Gates Ag One and the Recolonisation of Agriculture”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2020/12/GATES-AGONE-Navdanya-layout.pdf

[13] Gates, Bill. “Why I Love Fertilizer”, Gates Notes, 14 Nov. 2018. https://www.gatesnotes.com/Development/Why-I-love-fertilizer

[14] Cabaleiro, Fernando. “Gates Ag One in Argentina”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2021/02/1-GATES-AG-ONE-IN-ARGENTINA.pdf

[15] Ibid

[16] S, Robert, et al. ‘Fertilizer Use Responsible for Increase in Nitrous Oxide in Atmosphere’. Berkeley News, 30 Nov. 2001. https://news.berkeley.edu/2012/04/02/fertilizer-use-responsible-for-increase-in-nitrous-oxide-in-atmosphere/

[17] Bill Gates: GMOs Will End Starvation in Africa. Wall Street Journal on YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=s2jHpyJAHCU

[18] Latham, Jonathan. ‘God’s Red Pencil? CRISPR and Myths of Precise Genome Editing’. Independent Science News, 25 Apr. 2016. https://www.independentsciencenews.org/science-media/gods-red-pencil-crispr-and-the-three-myths-of-precise-genome-editing/

[19] Herper, Matthew. ‘Bill Gates And 13 Other Investors Pour $120 Million Into Revolutionary Gene-Editing Startup’. Forbes, https://www.forbes.com/sites/matthewherper/2015/08/10/bill-gates-and-13-other-investors-pour-120-million-into-revolutionary-gene-editing-startup/

[20] Biovision Foundation for Ecological Development & IPES-Food. Money Flows: What is holding back investment in agroecological research for Africa? Biovision Foundation for Ecological Development & International Panel of Experts on Sustainable Food Systems, 2020. http://www.ipes-food.org/_img/upload/files/Money%20Flows_Full%20report.pdf

[21] ‘The Global Commission on Adaptation’. Global Center on Adaptation, https://gca.org/about-us/the-global-commission-on-adaptation/

[22] ‘5 Ways Technology Is Helping Farmers to Adapt’. Global Center on Adaptation, 12 Dec. 2020, https://gca.org/5-ways-technology-is-helping-farmers-to-adapt/

[23] Loboguerrero Rodriguez, Ana María, et al. Feeding the World in a Changing Climate: An Adaptation Roadmap for Agriculture. Working Paper, The Global Commission on Adaptation, Oct. 2018. cgspace.cgiar.org, https://cgspace.cgiar.org/handle/10568/97662.

[24] ‘DSM Names Feike Sijbesma Honorary Chairman’, DSM, 20 Jan. 2020. https://www.dsm.com/corporate/news/news-archive/2020/03-20-dsm-names-feike-sijbesma-honorary-chairman.html

[25]  BEV Board & Investors, Breakthrough Energy. https://www.breakthroughenergy.org/investing-in-innovation/bev-board-and-investors

[26] Motif Foodworks, http://madewithmotif.com/

[27] Ginkgo Bioworks, https://www.ginkgobioworks.com/

[28]  About, Motif Foodworks, https://madewithmotif.com/about/

[29] Nature’s Fynd https://www.naturesfynd.com/

[30]  BioMilq, https://www.biomilq.com/

[31] Lane, Jim. ‘Pivot Bio Raises $100M as It Proves out Why It’s Agtech’s Next Billion-Dollar Baby’, Biofuels Digest. May 6, 2020. https://www.biofuelsdigest.com/bdigest/2020/05/06/pivot-bio-raises-100m-as-it-proves-out-why-its-agtechs-next-billion-dollar-baby/

[32] Policy Solutions, Breakthrough Energy. https://www.breakthroughenergy.org/us-policy-overview

[33] Temple, James. ‘Bill Gates: Rich Nations Should Shift Entirely to Synthetic Beef’. MIT Technology Review, Feb. 14, 2021. https://www.technologyreview.com/2021/02/14/1018296/bill-gates-climate-change-beef-trees-microsoft/

[34] Saigol, Lina and Keown, Callum. ‘Is Cell-Based Meat the Next Big Thing? Here Are 5 Companies Leading the Revolution’. MarketWatch, Oct. 8, 2020. https://www.marketwatch.com/story/is-cell-based-meat-the-next-big-thing-here-are-5-companies-leading-the-revolution-2020-10-06

[35]  Sustainability, Impossible Foods, https://impossiblefoods.com/sustainable-food

[36] Santo, Raychel E., et al. ‘Considering Plant-Based Meat Substitutes and Cell-Based Meats: A Public Health and Food Systems Perspective’. Frontiers in Sustainable Food Systems, vol. 4, Aug. 2020, p. 134. https://doi.org/10.3389/fsufs.2020.00134

[37] Muraille, Eric. ‘“Cultured” Meat Could Create More Problems than It Solves’. The Conversation, Nov. 28, 2019.  http://theconversation.com/cultured-meat-could-create-more-problems-than-it-solves-127702

[38] Honeycutt, Zen. ‘GMO Impossible Burger Positive for Carcinogenic Glyphosate’. Moms Across America, May 16, 2019. https://www.momsacrossamerica.com/gmo_impossible_burger_positive_for_carcinogenic_glyphosate

[39] Beyond Meat May Be Bad For The Environment’, Seeking Alpha, Jun. 22, 2020. https://seekingalpha.com/article/4355008-beyond-meat-may-be-bad-for-environment

[40] Thomas, Pat. ‘6 Reasons Impossible Burger’s CEO Is Wrong About GMO Soy’. Common Dreams, May 21, 2019. https://www.commondreams.org/views/2019/05/21/6-reasons-impossible-burgers-ceo-wrong-about-gmo-soy

[41] FAQ, Beyond Meat, https://www.beyondmeat.com/faqs/

[42] Our Global Food System Is the Primary Driver of Biodiversity Loss’. UN Environment, Mar. 2, 2021, http://www.unep.org/news-and-stories/press-release/our-global-food-system-primary-driver-biodiversity-loss

[43] ‘Advantages and Disadvantages of Monoculture Farming’. Conserve Energy Future, Mar. 1, 2020, https://www.conserve-energy-future.com/advantages-disadvantages-examples-monoculture.php.

[44]  ‘Beyond Meat May Be Bad For The Environment’, Seeking Alpha, Jun. 22, 2020. https://seekingalpha.com/article/4355008-beyond-meat-may-be-bad-for-environment

[45]  Lawrence, Mark A., and Phillip I. Baker. ‘Ultra-Processed Food and Adverse Health Outcomes’. BMJ (Clinical Research Ed.), vol. 365, May 2019, p. l2289. PubMed. https://doi.org/10.1136/bmj.l2289

[46] ‘Lawsuit Challenging FDA Approval of Novel Genetically Engineered Color Additive That Makes Impossible Burger’. Center for Food Safety, Jan. 29, 2021. https://www.centerforfoodsafety.org/press-releases/6256/lawsuit-challenging-fda-approval-of-novel-genetically-engineered-color-additive-that-makes-impossible-burger-bleed-moves-forward

[47] ‘Rat Feeding Study Suggests the Impossible Burger May Not Be Safe to Eat’. GMO Science, June 25, 2019. https://www.gmoscience.org/rat-feeding-studies-suggest-the-impossible-burger-may-not-be-safe-to-eat/

[48]  Keough, Sara. ‘Artificial Animals – Part 2: The Hidden Dangers of Processed Plant Proteins’. Understanding Ag, Jan. 13, 2021, https://understandingag.com/artificial-animals-part-2-the-hidden-dangers-of-processed-plant-proteins/

[49] Kleeman, Jenny. ‘“I Want to Give My Child the Best”: The Race to Grow Human Breast Milk in a Lab’. The Guardian, Nov. 14, 2020, http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2020/nov/14/i-want-to-give-my-child-the-best-the-race-to-grow-human-breast-milk-in-a-lab.

[50] Van Vliet, Stephan, et al. ‘Plant-Based Meats, Human Health, and Climate Change’. Frontiers in Sustainable Food Systems, vol. 4, Oct. 2020, p. 128. https://doi.org/10.3389/fsufs.2020.00128

[51] Lucas, Amelia. ‘Are Beyond Meat’s Plant-Based Burgers Healthier than Red Meat? Dietitians Say No.’ CNBC, July 4, 2019. https://www.cnbc.com/2019/07/03/are-beyond-meats-burgers-healthier-than-red-meat-dietitians-say-no.html

[52] Patents Assigned to Impossible Foods Inc. Justia Patents Search. https://patents.justia.com/assignee/impossible-foods-inc

[53] Itzkan, Seth. “Software to Swallow. Impossible Foods Should Be Called Impossible Patents”, in Gates to a Global Empire, Navdanya international, Oct. 2020. https://navdanyainternational.org/wp-content/uploads/2020/10/SOFTWARE-TO-SWALLOW.pdf

[54] Bellon, Tina. ‘Bayer Sees Potential Future Business in Plant-Based Meat Market’. Reuters, Aug. 1, 2019. https://www.reuters.com/article/us-bayer-agriculture-food-idUSKCN1UR5SF.

[55]  Purdy, Chase. ‘Functional Foods Are Boring. Someone Tell Silicon Valley.’ Quartz, Sept. 1, 2018. https://qz.com/quartzy/1375904/functional-foods-are-boring-someone-tell-silicon-valley/

[56] Roulac, John W. ‘Making America’s Rivers Blue Again: Connecting the Dots Between Regenerative Agriculture and Healthy Waterways’. Common Dreams, Feb. 17, 2021. https://www.commondreams.org/views/2021/02/17/making-americas-rivers-blue-again-connecting-dots-between-regenerative-agriculture

[57] Reeder, J. D., and G. E. Schuman. ‘Influence of Livestock Grazing on C Sequestration in Semi-Arid Mixed-Grass and Short-Grass Rangelands’. Environmental Pollution, vol. 116, no. 3, Mar. 2002, pp. 457–63. https://doi.org/10.1016/S0269-7491(01)00223-8

[58] Teague, W. R., et al. ‘The Role of Ruminants in Reducing Agriculture’s Carbon Footprint in North America’. Journal of Soil and Water Conservation, vol. 71, no. 2, Mar. 2016, pp. 156–64. https://doi.org/10.2489/jswc.71.2.156

[59] ‘Comparative Environmental LCA of the Impossible Burger with Conventional Ground Beef Burger’, Quantis, Feb. 2019. https://assets.ctfassets.net/hhv516v5f7sj/4exF7Ex74UoYku640WSF3t/cc213b148ee80fa2d8062e430012ec56/Impossible_foods_comparative_LCA.pdf

[60] ‘Carbon Footprint Evaluation of Regenerative Grazing at White Oak Pastures’, Quantis, Feb. 2019. https://blog.whiteoakpastures.com/hubfs/WOP-LCA-Quantis-2019.pdf

[61] Khoury, C. K., et al. ‘Increasing Homogeneity in Global Food Supplies and the Implications for Food Security’. Proceedings of the National Academy of Sciences, vol. 111, no. 11, Mar. 2014, pp. 4001–06. https://doi.org/10.1073/pnas.1313490111

[62] ‘Beyond Meat Announces Strategic Global Agreement with McDonald’s’. GlobeNewswire NewsRoom, Feb. 25, 2021. https://www.globenewswire.com/news-release/2021/02/25/2182964/0/en/Beyond-Meat-Announces-Strategic-Global-Agreement-with-McDonald-s.html

[63] “Food and Climate Change: The Forgotten Link.” Grain, September 28, 2011. https://www.grain.org/e/4357

[64] Masanobu Fukuoka Natural Farm Official Site, https://f-masanobu.jp/en/

[65] Eco-Region’s Portal. https://www.ecoregion.info/

[66] Community Seed Banks, Navdanya. https://www.navdanya.org/site/living-seed/navdanya-seed-banks

[67] Looking beyond the Spread on Our Tables, India Together’, India Together, Mar. 13, 2014. http://indiatogether.org/articles/tribal-food-fest-underlines-food-diversity-agriculture

[68] First Draft of the Policy Recommendation on “Agroecological and other innovative approaches”, CSM’s Preliminary Response, http://www.csm4cfs.org/wp-content/uploads/2017/12/CSMComments_FirstDraft_CFSPolicyRecs_Final.pdf

[69] “Regenerative Organic Agriculture and Climate ChangeA Down-to-Earth Solution to Global Warming.” 2020. Rodale Institute. https://rodaleinstitute.org/wp-content/uploads/rodale-white-paper.pdf.

[70] Altieri, Miguel A., and Clara I. Nicholls. 2020. “Agroecology and the Reconstruction of a Post-COVID-19 Agriculture.” The Journal of Peasant Studies 47 (5): 881–98. https://doi.org/10.1080/03066150.2020.1782891.

[71] Altieri, Miguel, and Clara Nicholls. 2004. Biodiversity and Pest Management in Agroecosystems. 2nd Edition. New York: CRC Press.

[72] (Skinner, C., Gattinger, A., Krauss, M. et al. The impact of long-term organic farming on soil-derived greenhouse gas emissions. Sci Rep 9, 1702 (2019). https://doi.org/10.1038/s41598-018-38207-w ).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close