Home > Noticias > Pre-Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU: Allí donde las multinacionales siguen diseñando nuestros sistemas alimentarios y controlando nuestras dietas

This post is also available in: Inglés, Italiano, Francés, Alemán, Portugués, Brasil
Array
(
    [en] => Array
        (
            [code] => en
            [id] => 1
            [native_name] => English
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => en_US
            [encode_url] => 0
            [tag] => en
            [missing] => 0
            [translated_name] => Inglés
            [url] => https://navdanyainternational.org/unfss-where-multinationals-continue-to-design-our-food-systems-and-control-our-diets/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/en.png
            [language_code] => en
        )

    [it] => Array
        (
            [code] => it
            [id] => 27
            [native_name] => Italiano
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => it_IT
            [encode_url] => 0
            [tag] => it
            [missing] => 0
            [translated_name] => Italiano
            [url] => https://navdanyainternational.org/it/unfss-dove-le-multinazionali-continuano-a-definire-i-nostri-sistemi-alimentari/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/it.png
            [language_code] => it
        )

    [es] => Array
        (
            [code] => es
            [id] => 2
            [native_name] => Español
            [major] => 1
            [active] => 1
            [default_locale] => es_ES
            [encode_url] => 0
            [tag] => es
            [missing] => 0
            [translated_name] => Español
            [url] => https://navdanyainternational.org/es/unfss-donde-las-multinacionales-siguen-disenando-nuestros-sistemas-alimentarios/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/es.png
            [language_code] => es
        )

    [fr] => Array
        (
            [code] => fr
            [id] => 4
            [native_name] => Français
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => fr_FR
            [encode_url] => 0
            [tag] => fr
            [missing] => 0
            [translated_name] => Francés
            [url] => https://navdanyainternational.org/fr/les-multinationales-continuent-de-faconner-nos-systemes-alimentaires/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/fr.png
            [language_code] => fr
        )

    [de] => Array
        (
            [code] => de
            [id] => 3
            [native_name] => Deutsch
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => de_DE
            [encode_url] => 0
            [tag] => de
            [missing] => 0
            [translated_name] => Alemán
            [url] => https://navdanyainternational.org/de/unfss-hier-entwickeln-multinationale-konzerne-unsere-lebensmittel/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/de.png
            [language_code] => de
        )

    [pt-br] => Array
        (
            [code] => pt-br
            [id] => 43
            [native_name] => Português
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => pt_BR
            [encode_url] => 0
            [tag] => pt-br
            [missing] => 0
            [translated_name] => Portugués, Brasil
            [url] => https://navdanyainternational.org/pt-br/csanu-onde-as-multinacionais-continuam-a-desenhar-os-nossos-sistemas-alimentares/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/pt-br.png
            [language_code] => pt-br
        )

    [el] => Array
        (
            [code] => el
            [id] => 13
            [native_name] => Ελληνικα
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => el
            [encode_url] => 0
            [tag] => el
            [missing] => 1
            [translated_name] => Griego
            [url] => https://navdanyainternational.org/el/unfss-where-multinationals-continue-to-design-our-food-systems-and-control-our-diets/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/el.png
            [language_code] => el
        )

    [ca] => Array
        (
            [code] => ca
            [id] => 8
            [native_name] => Català
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => ca
            [encode_url] => 0
            [tag] => ca
            [missing] => 1
            [translated_name] => Catalán
            [url] => https://navdanyainternational.org/ca/unfss-where-multinationals-continue-to-design-our-food-systems-and-control-our-diets/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/ca.png
            [language_code] => ca
        )

)

La pre-cumbre de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas (UNFSS) que se está realizando en Roma, como etapa preparatoria de la Cumbre de septiembre en Nueva York, va, como se esperaba, en la dirección equivocada. Como han denunciado muchos miembros de la sociedad civil, así como los  anteriores y actuales Rapporteurs del derecho a la alimentación, esta cumbre es un instrumento más para reforzar el control corporativo sobre la alimentación y la agricultura, a la vez que intenta restringir el papel de la sociedad civil en la gobernanza alimentaria mundial.

La Cumbre de Sistemas Alimentarios fue anunciada en 2019 por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, como parte de las acciones de la década para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Un anuncio que siguió con la formalización de la asociación estratégica entre las propias Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial de Davos, un organismo privado compuesto por más de mil de las más grandes e influyentes multinacionales. El posterior nombramiento de la Dra. Agnes Kalibata como enviada especial de la ONU a la cumbre no hace más que confirmar las expectativas más pesimistas. La Dra. Agnes Kalibata, es la presidenta de AGRA – el programa de Bill Gates para impulsar la fracasada narrativa de la Revolución Verde en África – es decir, semillas genéticamente modificadas, monocultivos, agroquímicos, biotecnologías y libre mercado. Esta es la receta que, después de haber causado innumerables daños en todo el mundo, creando crisis sociales y medioambientales, se está exportando a África como parte de la «nueva» iniciativa de solución. Otro ejemplo de estos preocupantes conflictos de intereses es la participación de Sean de Cleene, actual responsable de la «Iniciativa sobre el Futuro de los Alimentos» del FEM, que fue vicepresidente de AGRA y vicepresidente de Iniciativas Globales, Estrategia y Desarrollo Comercial de Yara, una de las principales empresas de fertilizantes químicos del mundo.

El mensaje no puede ser más claro. La pre-cumbre de Roma y la cumbre de Nueva York se realizan bajo el estricto control directo de las multinacionales. Ellos, los amos de la comida, son los que tienen y quieren mantener el control y si deciden hablar de «transición», ellos mismos lo harán a su manera, convenciéndonos de que sus soluciones serán lo suficientemente ecológicas como para mantener intacto el actual sistema de intereses.

Y hay un montón de «soluciones», como la nueva generación de transgénicos, más pesticidas, carne artificial, geoingeniería, agricultura de precisión y recopilación de datos. Estas soluciones «para cambiar el juego» pretenden reparar los fallos del sistema alimentario industrial y, al mismo tiempo, son muy rentables para las mismas multinacionales que crearon estos fallos en primer lugar. En resumen, el sistema no se puede cambiar, la lógica sigue siendo la misma, los intereses privados no deben ser socavados sino, por el contrario, deben ser apoyados con fondos públicos.

El mismo discurso de siempre, los mismos intereses de siempre, los mismos fracasos de siempre

El objetivo declarado por las Naciones Unidas es eliminar el hambre en el mundo para 2030. Un objetivo digno de elogio, pero también es una trágica ironía si se tiene en cuenta que se trata del mismo eslogan utilizado por la Revolución Verde, que no sólo no logró el objetivo, sino que creó una enorme cantidad de externalidades negativas. En julio de 2021, el informe de los organismos especializados de las Naciones Unidas en materia de seguridad alimentaria (SOFI) confirmó la tendencia negativa, agravada por la pandemia del Covid 19, ya registrada en años anteriores: El 9,9% de la población mundial (entre 720 y 811 millones de personas) pasó hambre en 2020, con un aumento del 1,5% respecto a 2019. En el mismo año de referencia, una de cada tres personas no tuvo acceso a una alimentación adecuada: son 2.370 millones de individuos, 320 millones más que el año anterior. La lucha contra el hambre en el mundo, la última de las excusas de las multinacionales y los gobiernos conspiradores, se ha derrumbado miserablemente desde hace tiempo.

La cuestión que no se aborda es que el sistema alimentario industrial, además de no poder alcanzar ninguno de sus objetivos, ha tenido un impacto devastador en los ecosistemas, la salud, las economías locales y las comunidades. A cambio, para producir cantidades masivas de alimentos «baratos» y ultraprocesados se externalizan múltiples costes ocultos, sobre todo los relacionados con la salud. Mientras estos costes siguen siendo asumidos por el contribuyente, las multinacionales se niegan a asumir la responsabilidad de los daños que causen por la desnutrición, los pesticidas y las enfermedades crónicas.

La ideología neoliberal del agronegocio, a través de la imposición de tratados de libre comercio destinados a desregular sectores estratégicos y a rebajar la protección de los trabajadores y del medio ambiente, también ha contribuido de forma decisiva al aumento de las emisiones que alteran el clima, a la contaminación de la tierra y de las aguas subterráneas, a los residuos, al tiempo que sigue alimentando el fenómeno de la deforestación y el robo de tierras a costa de los agricultores. Así se alimentan las crisis económicas, sociales y culturales. Precisamente porque los resultados obtenidos hasta ahora son decididamente vergonzosos, hoy más que nunca hay que proteger el sistema.

Pero si este es el sistema alimentario que pretende avanzar en su proyecto de hegemonía en los mercados, ¿qué pasa con todos los sistemas alternativos, tan reivindicados, basados en la agroecología, en la biodiversidad, en estar en armonía con la tierra? El 70% de los alimentos sigue siendo producido por pequeños y medianos agricultores que no utilizan más del 25% de los recursos. El sistema dominante propuesto por la UNFSS los margina: la transición es definitivamente posible, pero sólo a su manera.

Vía de acción 1: los alimentos inseguros producen beneficios seguros

Uno de los aspectos clave de las propuestas de la UNFSS es el enfoque en el cambio a dietas «sostenibles» como solución propuesta para el cambio climático y la malnutrición. Pero detrás del lenguaje de la necesidad de un cambio en las dietas globalmente, los grupos de interés privados que han capturado la UNFSS han creado un caballo de Troya para los alimentos falsos industriales y ultra (ultra) procesados que son rentables pero falsas soluciones a las demandas de la gente por un futuro más sostenible, ignorando por completo la importancia de los sistemas alimentarios locales y ecológicos para una transformación verdadera de los sistemas alimentarios.

Esta tendencia es particularmente clara en el primer y segundo eje de acción de la Cumbre. La Vía de Acción 1, «Garantizar el acceso a alimentos seguros y nutritivos para todos», promueve la biofortificación de los alimentos a gran escala como solución a la malnutrición. La biofortificación de los alimentos es el proceso de aumentar algunos nutrientes en determinados cultivos, ya sea mediante el cultivo convencional de plantas, o utilizando la biotecnología y la modificación genética. Para ello se aísla un nutriente individual de la vasta red de biodiversidad, se sintetiza y se crea una nueva variedad de semilla para comercializar y vender. Si bien esta tecnología se describe en la Vía de Acción como esencial «para hacer frente a la falta de vitaminas y minerales esenciales en la dieta diaria de las poblaciones vulnerables», conduce a un enfoque basado en las empresas privadas que socava la capacidad de las comunidades para fortalecer sus sistemas alimentarios biodiversos locales basados en sus conocimientos y preferencias culturales y tradicionales.

Un ejemplo de ello es el arroz dorado, que ha sido modificado para que contenga betacaroteno para supuestamente prevenir las deficiencias de vitamina A, aunque la FDA ha descubierto que los niveles presentes no aportan ningún beneficio nutricional demostrable. La Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) ha aportado hasta ahora 28 millones de dólares para la financiación del Arroz Dorado, que además ha sido financiado en asociación directa con la organización también iniciada y financiada por BMGF y líderes de esta Vía de Acción, la Alianza Global para la Mejora de la Nutrición (GAIN). Por lo tanto, la biofortificación y las soluciones tecnológicas refuerzan la dependencia de pocos cultivos básicos o ingredientes añadidos individuales, ignorando el papel central de la biodiversidad en la nutrición. La falsa equiparación que se menciona en la Vía de Acción con la biofortificación de la sal con yodo para combatir la deficiencia como ejemplo de los milagros de la fortificación y la biofortificación, oculta la búsqueda de ganancias del desarrollo de nuevos tipos de cultivos transgénicos, y no cuestiona por qué hay que enriquecer los alimentos en primer lugar. Los nutrientes rara vez funcionan de forma aislada, como demuestra la dieta mediterránea tradicional, que ha sido aclamada como un protector probado contra varias enfermedades y la malnutrición, también se ha reconocido que ningún componente o nutriente de esa dieta compuesta tiene un efecto protector demostrable por sí mismo. Así, la biofortificación ignora directamente la importancia de la biodiversidad en las dietas como la solución más viable a la malnutrición. Al final, la mera suplementación de un nutriente no resuelve el problema de la malnutrición general, ni siquiera el motivo por el que hay una disminución de los niveles de nutrición en los cultivos y los alimentos, para empezar, actuando como una solución superficial al problema real de la malnutrición global.

La Vía de Acción 1, con su énfasis en la importancia de la seguridad alimentaria, también ignora directamente el gran riesgo para la salud y la insostenibilidad de los residuos tóxicos encontrados en los alimentos y su contribución directa a las enfermedades. El Manifiesto de Navdanya Internacional Alimentación para la Salud, redactado por destacados expertos en salud y ecología, ha identificado los agrotóxicos como una de las principales causas de la epidemia de enfermedades. La agricultura industrial y el procesamiento industrial de alimentos han estado degradando nuestra salud y nuestra dieta, tanto por la eliminación de la nutrición del sistema alimentario, como por la adición de productos químicos y contaminantes a lo largo de la cadena alimentaria, desde la producción, hasta el procesamiento y la distribución.

Un informe recientemente publicado por la organización argentina Naturaleza de Derechos, expone cómo los residuos de plaguicidas, prohibidos en la UE por sus efectos negativos para la salud, se encontraron en grandes cantidades en una variedad de frutas y verduras destinadas a los mercados internacionales y al consumo interno. Agrotóxicos con efectos cancerígenos, disruptores de las hormonas humanas o inhibidores de la colinesterasa, y sus efectos sinérgicos son aún desconocidos. La exposición crónica a los plaguicidas y los consiguientes riesgos para la salud humana, ya que, incluso a dosis mínimas, pueden tener efectos persistentes y bioacumulativos con los consiguientes impactos negativos no sólo en las especies vivas para las que se crean, sino en todo el ecosistema y en la salud humana. Teniendo en cuenta todos estos factores, el problema de la seguridad alimentaria que aborda la UNFSS es, en el mejor de los casos, estrecho e ignora por completo el papel de los productos químicos industriales y su procesamiento como amenaza directa para la salud humana y la sostenibilidad medioambiental.

GAIN, que lidera la Vía de Acción 1, fue la primera en utilizar el modelo de socios del sector público y privado cuando fue fundada en 2001 por Bill Gates. Desde entonces, ha seguido siendo un firme defensor de las soluciones empresariales para combatir la malnutrición y la inseguridad alimentaria, centrándose exclusivamente en planes como la biofortificación. GAIN también comparte muchos de los mismos donantes que AGRA, como la Fundación Rockefeller, BASF o Unilever, y ha recibido nada menos que 251 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates entre 2002 y 2014.

Vía de acción 2: los alimentos sintéticos ultraprocesados, elaborados con tecnologías patentadas, para lograr la diversificación de las proteínas sólo conducen a la diversificación de los beneficios

La Vía de Acción 2, «Cambio hacia patrones de consumo sostenibles», exige la promoción de productos animales artificiales y ultraprocesados de origen vegetal. Bajo el pretexto de la «diversificación de las proteínas», esta supuesta solución es una forma cómoda de sustituir las dietas biodiversas y locales por alimentos sintéticos ultra procesados, elaborados con tecnologías patentadas que benefician a las empresas agroalimentarias y a los multimillonarios. Estas proteínas a base de plantas y algas intentan imitar el sabor y la textura de sus homólogas de origen animal, lo que, según la Vía de Acción, «facilita su integración en la vida cotidiana sin necesidad de adquirir nuevas habilidades o cambiar el comportamiento culinario, ya que pueden utilizarse fácilmente en las cocinas tradicionales.» Queda claro entonces que el propósito es incorporar estos ingredientes y alimentos que son propiedad de las empresas en el plato de todos, incluidas las comunidades locales e indígenas, privándolas de sus propias dietas tradicionales y sostenibles. Como ha expuesto Navdanya International, los alimentos falsos ultra procesados dependen de patentes y de métodos de biología sintética inseguros y no probados, y sirven para que las empresas de biotecnología, en alianza con los gigantes de la agroindustria, invadan un mercado mayor.

Sin olvidar de que los alimentos sintéticos siguen basándose en un modelo de agricultura industrial, elaborados con cultivos que se realizan a gran escala, utilizando monocultivos, pesticidas y, a menudo, transgénicos, contribuyendo así directamente al propio sistema alimentario que está destruyendo la naturaleza, contaminando el agua y los suelos, y calentando el planeta. Al ser productos altamente procesados y contener sustancias químicas tóxicas, los sustitutos vegetales también pueden tener una serie de consecuencias negativas para la salud a largo plazo, y sencillamente no satisfacen las necesidades nutricionales que cumplen los verdaderos alimentos enteros de origen animal y vegetal. Al igual que ocurre con la biofortificación de los alimentos, añadir simplemente proteínas, vitaminas y minerales aislados a las dietas no confiere los mismos beneficios para la salud que cuando estos nutrientes se ingieren como alimentos enteros, que contienen miles de compuestos que actúan en sinergia.

EAT se ha asociado, a través de FrESH, con la industria de la comida basura y con grandes empresas agrícolas como Bayer, BASF, Cargil y Pepsico, entre otras.

En cuanto a EAT, que lidera la Vía de Acción 2 de la Cumbre, también está decidida a moldear los sistemas alimentarios mundiales según los intereses privados. La dirección y la junta de EAT están vinculadas al Foro Económico Mundial, y entre sus socios se encuentran empresas como Nestlé y Danone, ambas líderes en la globalización de los alimentos ultraprocesados. Las recomendaciones que proponen en la Vía de Acción 2 proceden directamente del informe de EAT-Lancet «Food in the Anthropocene: the EAT-Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems«. Aunque el informe intenta destacar cómo podría lograrse la transformación de los sistemas alimentarios sostenibles mediante la promoción de «dietas saludables», el papel pasa por alto directamente de la agricultura industrial y química en la creación de sistemas alimentarios insostenibles y poco saludables. El informe no reconoce en ningún momento que el cambio hacia dietas saludables depende del abandono del paradigma de la agricultura química, que es la causa de la destrucción del suelo, el agua, la biodiversidad y el clima del planeta, y de la propagación de enfermedades crónicas. En su lugar, el informe promueve la noción fundamentalmente insostenible de «intensificación sostenible» de los sistemas alimentarios actuales, y un cambio global hacia alternativas problemáticas «basadas en plantas», oscureciendo así el papel y la conexión de los mercados alimentarios globalizados y pareciendo intentar deliberadamente desviar la atención de la agroecología.

Dietas nutritivas, biodiversas y diversas: la democracia alimentaria contra el golpe corporativo

Mientras que estas empresas y sus socios han estado empujando silenciosamente estos discursos de falsa solución para continuar con una variedad de modelos fallidos, la vasta plataforma proporcionada por el UNFSS ahora les da poder directo para dar forma a los sistemas alimentarios globales. Al cambiar intencionadamente al enfoque de «múltistakeholder», favorecido por las empresas e inventado por el Foro Económico Mundial, las empresas han inclinado la balanza del poder a su favor proporcionando la ilusión de inclusividad. Como señala el Mecanismo de la Sociedad Civil (MSC), este enfoque da más poder a unos pocos elegidos para determinar la política alimentaria mundial, mientras que el resto queda relegado al público, borrando al final todas las vías de responsabilidad y negociación horizontal, lo que sirve para mantener las estructuras de poder y los modelos fallidos exactamente donde están.

El UNFSS no ofrece el cambio de paradigma y el enfoque holístico que se necesita con tanta urgencia para lograr la soberanía alimentaria, la resiliencia climática y un sistema alimentario más justo. Por el contrario, mantiene la misma estructura de poder y conduce a una mayor colonización de los alimentos y dietas tradicionales. Ya es hora de responsabilizar a las grandes empresas y a todas las organizaciones que las apoyan, por sus acciones, y de abogar por dietas biodiversas verdaderamente ecológicas y sostenibles que empoderen a las comunidades locales e indígenas y produzcan alimentos nutritivos y saludables. Una auténtica transición hacia un paradigma agroecológico que considere la biodiversidad y la diversidad cultural, las economías alimentarias locales y la regeneración del planeta como elementos centrales para cualquier tipo de transformación de los sistemas alimentarios.

En respuesta a esta captura corporativo de los sistemas alimentarios globales, las organizaciones de base de todo el mundo que buscan un cambio real y agroecológico, que ponga en el centro la soberanía alimentaria y considere el papel importante de los pequeños agricultores, las mujeres, los pueblos indígenas y los alimentos locales biodiversos en el sistema alimentario, han movilizado una contracumbre para mostrar cómo debería ser la verdadera transformación de los sistemas alimentarios.

La verdadera transformación de los sistemas alimentarios significa volver a alinearse con un paradigma agroecológico y basado en la biodiversidad que se basa en los múltiples, diversos y ecológicos caminos a través de los cuales los sistemas alimentarios y agrícolas de diversas culturas han evolucionado durante milenios y pueden seguir evolucionando en el futuro. Tiene en cuenta la importancia de cómo han evolucionado las dietas y los sistemas de conocimiento tradicionales a lo largo de los milenios junto con una profunda consideración de los agroecosistemas particulares y las culturas que evolucionaron en ellos. El resultado directo fue la creación de una biodiversidad resistente y nutritiva, que se genero activamente para garantizar una serie de requisitos nutricionales, así como la disponibilidad de alimentos a lo largo de las estaciones, todo ello en conjunción con la conservación y renovación de los ecosistemas. Son estos sistemas los que aseguraron la resiliencia y la longevidad de un planeta sano para las nuevas generaciones.

El camino de los sistemas alimentarios industriales mostrado por la UNFSS nos lleva más lejos en el camino del colapso de los sistemas planetarios, nuestra salud, nuestras economías y nuestra democracia. Mientras que el camino ecológico y democrático mostrado por los pequeños agricultores, los hortelanos y las comunidades alimentarias organizadas localmente nos lleva a la regeneración de nuestro planeta, nuestros suelos, nuestra biodiversidad, nuestras economías rurales, nuestra salud y nuestra democracia.

© Navdanya International 2021


Referencias:

CSO Letter to UNSG on UN food systems summit, CSM4CFS, March 2020

The UN Food Systems Summit: How Not to Respond to the Urgency of Reform, Michael Fakhri, Hilal Elver and Olivier De Schutter, IPS News, March 2021

The State of Food Security and Nutrition in the World, FAO, 2021

Seeds of Sustenance & Freedom vs Seeds of Suicide & Surveillance, Navdanya, 2019

Earth Day Communiqué, Navdanya, Health of Mother Earth Foundation, Naturaleza De Derechos, 2020

Food for Health Manifesto, Navdanya International, 2019

The Corporate War Against The Planet, People and Democracy, Navdanya, 2016

Gates to a Global Empire, Navdanya International, 2020

Hungry for land: small farmers feed the world with less than a quarter of all farmland, GRAIN, 2014

Biofortified crops or biodiversity? The fight for genuine solutions to malnutrition is on, GRAIN, 2019

Shroff, R., Cortés, C.R. The Biodiversity Paradigm: Building Resilience for Human and Environmental Health. Development (2020). https://doi.org/10.1057/s41301-020-00260-2

Pesticide Residues in Foods in Argentina: Implications for the EU Mercosur Deal, Navdanya International and Naturaleza De Derechos, 2021

Bill Gates & His Fake Solutions to Climate Change, Navdanya International, 2021

A new report sustains unsustainable food systems, Dr Vandana Shiva, 2019

Hundreds of grassroots organizations to oppose the UN Food Systems Summit, CSM4CFS, July 2021

Opening Declaration of the Counter-Mobilization to Transform Corporate Food Systems, CSM4CFS, July 2021

The Future of our Daily Bread: Regeneration or Collapse, Navdanya, 2018

The Future of Food – Farming with Nature, Cultivating the Future, Navdanya International, 2019


Traducción: Carla Ramos Cortés, Navdanya International

Illustraciones: Marion Bessol

 

 

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close