Home > Noticias > Manzanas envenenadas y alcaldes valientes

This post is also available in: Inglés, Italiano
Array
(
    [en] => Array
        (
            [code] => en
            [id] => 1
            [native_name] => English
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => en_US
            [encode_url] => 0
            [tag] => en
            [missing] => 0
            [translated_name] => Inglés
            [url] => https://navdanyainternational.org/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/en.png
            [language_code] => en
        )

    [it] => Array
        (
            [code] => it
            [id] => 27
            [native_name] => Italiano
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => it_IT
            [encode_url] => 0
            [tag] => it
            [missing] => 0
            [translated_name] => Italiano
            [url] => https://navdanyainternational.org/it/il-bio-sotto-assedio/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/it.png
            [language_code] => it
        )

    [es] => Array
        (
            [code] => es
            [id] => 2
            [native_name] => Español
            [major] => 1
            [active] => 1
            [default_locale] => es_ES
            [encode_url] => 0
            [tag] => es
            [missing] => 0
            [translated_name] => Español
            [url] => https://navdanyainternational.org/es/manzanas-envenenadas-y-alcaldes-valientes/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/es.png
            [language_code] => es
        )

    [fr] => Array
        (
            [code] => fr
            [id] => 4
            [native_name] => Français
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => fr_FR
            [encode_url] => 0
            [tag] => fr
            [missing] => 1
            [translated_name] => Francés
            [url] => https://navdanyainternational.org/fr/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/fr.png
            [language_code] => fr
        )

    [de] => Array
        (
            [code] => de
            [id] => 3
            [native_name] => Deutsch
            [major] => 1
            [active] => 0
            [default_locale] => de_DE
            [encode_url] => 0
            [tag] => de
            [missing] => 1
            [translated_name] => Alemán
            [url] => https://navdanyainternational.org/de/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/de.png
            [language_code] => de
        )

    [pt-br] => Array
        (
            [code] => pt-br
            [id] => 43
            [native_name] => Português
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => pt_BR
            [encode_url] => 0
            [tag] => pt-br
            [missing] => 1
            [translated_name] => Portugués, Brasil
            [url] => https://navdanyainternational.org/pt-br/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/pt-br.png
            [language_code] => pt-br
        )

    [el] => Array
        (
            [code] => el
            [id] => 13
            [native_name] => Ελληνικα
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => el
            [encode_url] => 0
            [tag] => el
            [missing] => 1
            [translated_name] => Griego
            [url] => https://navdanyainternational.org/el/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/el.png
            [language_code] => el
        )

    [ca] => Array
        (
            [code] => ca
            [id] => 8
            [native_name] => Català
            [major] => 0
            [active] => 0
            [default_locale] => ca
            [encode_url] => 0
            [tag] => ca
            [missing] => 1
            [translated_name] => Catalán
            [url] => https://navdanyainternational.org/ca/poisoned-apples-and-brave-mayors/
            [country_flag_url] => https://navdanyainternational.org/wp-content/plugins/sitepress-multilingual-cms/res/flags/ca.png
            [language_code] => ca
        )

)

Por Manlio Masucci (texto y fotos) – Extracto del Informe Internacional de Navdanya The Future of Food – Farming with Nature, Cultivating the Future (El futuro de los alimentos – Cultivar con la naturaleza, cultivar el futuro), noviembre 2019

La gira de abril en el Trentino Alto Adige, organizada como parte de la campaña global de Navdanya International para alimentos y agricultura libres de veneno, dio al equipo de Navdanya la oportunidad de ver de primera mano el estado de degradación de un inmenso territorio bajo el asalto de los monocultivos industriales intensivos. El equipo se reunió con numerosas organizaciones locales, agricultores y ciudadanos que luchan contra las consecuencias reales de un sistema de producción agrícola industrial intensivo que está dañando su medio ambiente, su salud y las economías locales, junto con la belleza del paisaje natural por el cual es famoso el valle de Trentino en el Alto Adige.

Los alrededores de la granja de Gluderer antes de la invasión del monocultivo (Foto cortesía de Gluderer)

Los monocultivos de manzanas son extensos y invasivos, ocupan y transforman todo el paisaje montañoso de Trentino, con incursiones hasta, e incluso dentro de las ciudades. Los manzanos, tal como los conocemos, no se ven en ninguna parte: en cambio hay filas sobre filas de ramas mutiladas, individualmente apuntaladas y unidas a postes de hormigón o metal, como centinelas hasta donde alcanza la vista, dando la impresión de un inmenso cementerio.

Monocultivos de manzanas en el Trentino

Las comunidades locales están gravemente preocupadas por el uso masivo y no regulado de los pesticidas que se utilizan para sostener estos monocultivos. Vandana Shiva comentó: «La preocupación de la gente es justificada. La actual epidemia de enfermedades crónicas es también el resultado de la propagación de sustancias tóxicas en nuestros sistemas de alimentación. Somos la primera generación que se ve obligada a ver cómo nuestros hijos se enferman más que nosotros, en particular con el cáncer. Sabemos que sólo el 5% de los cánceres son de origen genético, el 95% restante se debe a la toxicidad del medio ambiente que nos rodea».

La ONU estima que 200.000 muertes al año son causadas por los pesticidas. Los efectos del sistema de producción agrícola industrial no sólo se perciben, sino que están ampliamente documentados, como en el caso del Trentino. Los últimos datos de Ispra (Instituto Superior de Protección e Investigación Ambiental de Italia) hablan por sí mismos: en el Informe Nacional sobre los pesticidas en el agua, 2018, se encontró la presencia de pesticidas en más del 90% de los puntos de las aguas superficiales de la provincia de Bolzano y más del 70% en la provincia de Trento. Esta tendencia es confirmada por los datos del Istat, contenidos en el Anuario de Datos Ambientales de Ispra 2018, que certifica que en 2016 se fumigaron en el Alto Adige de Trentino un promedio de 62,2 kg de sustancias activas por hectárea, casi diez veces la media nacional de 6,63 kg/hectárea. Es difícil no relacionar estos datos con el monocultivo intensivo de manzanas que en 2016 alcanzó una producción de 1.500.000 toneladas, equivalente al 70% de la producción italiana de manzanas y al 15% de la producción europea.

Figura 1: Datos sobre los ingredientes activos de los pesticidas distribuidos para uso agrícola, por hectárea de tierra cultivable


La protesta es amplia: desde los agricultores hasta los ciudadanos y residentes del campo 

Distancias de seguridad no respetadas, tratamientos realizados sin previo aviso a todas las horas del día e independientemente de las condiciones climáticas, incluso en días particularmente ventosos que facilitan la dispersión de los productos químicos a grandes distancias. Las historias se repiten de forma idéntica en toda la región del Alto Adige de Trentino que, desde hace diez años, parece haberse convertido en un inmenso monocultivo. La falta de controles hace que muchos agricultores sean impermeables a las protestas de los ciudadanos y las granjas orgánicas que ven sus cultivos amenazados por la contaminación.

Un gerente de una granja orgánica local explica que «las distancias de seguridad entre los campos tratados y los demás campos rara vez se respetan y a menudo no hay setos de protección; a esto hay que añadir la arrogancia de muchos operadores que saben muy bien que desde el momento en que comienza el tratamiento irregular, hasta el momento en que la policía interviene, habrá pasado suficiente tiempo para completar la operación; una vez en el lugar, los policías, en ausencia de cualquier actividad ilícita, deciden no intervenir a pesar del aire tóxico, todavía impregnado de plaguicidas recién rociados».

La naciente coalición de agricultores orgánicos y ciudadanos es simplemente el siguiente paso lógico. Como es el caso del agroturismo de Andrea, que forma parte de la red Ortazzo, una organización que ha empezado a cuestionar a las instituciones no sólo sobre la sostenibilidad ecológica, sino también sobre la sostenibilidad económica a largo plazo.  Entrando a la ciudad de Trento, la capital de la Provincia, se puede ver cómo los monocultivos han roto ahora las líneas defensivas urbanas, posicionándose en parterres, divisores de tráfico y rotondas.

Pero Trentino es sólo la punta del iceberg. Este fenómeno se puede encontrar en todo el país. Los ciudadanos se movilizan para exigir que se respeten las distancias de seguridad y que se tome en serio la obligación de avisar. Esto se refleja en la petición de 25 mil firmas presentada al Parlamento por el grupo de Facebook ‘No Pesticidas’, así como en el caso del Foro Marcia Stop Pesticidi (Marcha para detener los Pesticidas) que, ante la evidencia del no cumplimiento de las normas, pide la prohibición total del uso de productos químicos en la agricultura y el cese inmediato de la expansión de los monocultivos intensivos.

Estas peticiones proceden de un sector cada vez más amplio de la población que, sobre la base de los principios de subsidiariedad y precaución, reivindica el derecho a vivir en un medio ambiente sano, consagrado en el artículo 32 de la Constitución italiana.

El paraíso perdido: cómo la agricultura industrial está poniendo en peligro la producción orgánica

La agricultura orgánica está cada vez más atacada. Se encuentra en estado de bloqueo y la respuesta más natural a esto parece ser la construcción de un búnker para protegerse de los bombardeos químicos de la agricultura industrial.

Esta es la historia de la familia Gluderer que se vio obligada a gastar más de 150.000 euros para protegerse de los pesticidas de los alrededores. Un búnker de metal y plástico pesado de cientos de metros cuadrados que protege los cultivos, los trabajadores y los miembros de la familia Gluderer que, durante cuatro generaciones, han vivido y trabajado en Coldrano, en Val Venosta, un hermoso valle del Trentino, en el noreste de Italia. En el perímetro de la propiedad los setos han sido sustituidos por tiendas de plástico de más de dos metros de altura. La granja orgánica da la idea, a primera vista, de un campamento militar rodeado de enemigos, cientos de hectáreas de monocultivos de manzanas convencionales listas para lanzar diariamente sus ataques químicos.

La familia Gluderer tuvo que construir una zanja surrealista para preservar la salud de sus miembros y su actividad de agricultura orgánica, constantemente amenazada por la contaminación de la deriva tóxica: «No podíamos hacer otra cosa -explica Annamaria, de 59 años, mirando con preocupación el búnker y las barreras que han cubierto toda la propiedad durante cinco años- era la única manera de mantener la granja orgánica y conservar el trabajo para nuestra familia».

Esto es lo que los agricultores orgánicos se ven obligados a hacer frente a la peligrosa deriva de los pesticidas, dejados por las autoridades a pesar de los repetidos y evidentes abusos: «Comenzamos la producción de manzanas orgánicas en 1990 y de hierbas orgánicas en 2005 -nos dice Annamaria- en un total de 3.647 metros cuadrados; comenzamos a sufrir graves daños por la deriva de los pesticidas en 2010 y desde entonces hemos presentado tres denuncias penales a la Asl; ganamos los juicios pero los costos y la repetición de los abusos nos han obligado a invertir todo el dinero para aislar nuestra tierra de los monocultivos intensivos circundantes». Esta es una solución drástica y parcial que no hace justicia a la belleza del paisaje de Trentino.

Sin embargo, al ver a los niños de la familia jugando dentro del espacio cercado, uno tiene la impresión de que la solución adoptada por la familia Gluderer es absolutamente correcta. Sin embargo, la amargura de la barricada frente a la injusticia permanece. La injusticia de tener que ver a los niños crecer con un fondo de carpas de plástico en lugar de un campo y montañas no contaminados. Un castillo medieval bajo el asedio de la plaga química que avanza y que sólo proporciona una solución: el escape.

Tiendas de plástico de más de dos metros de altura para proteger la granja orgánica de los pesticidas

Esta es la segunda opción: Mover la producción cada vez más alto, en las montañas impermeables pero aún amigables, lo más lejos posible de los miasmas tóxicos. La familia Gluderer ha comenzado así a explorar la posibilidad de trabajar donde los pesticidas aún no han llegado, al menos por el momento: «Compramos un terreno en Tubre, cerca de Mals, a 1.300 metros de altura porque todavía no hay problemas de deriva, así que decidimos trasladar allí todas las colmenas para el procesamiento de la miel». Una defensa y retirada hasta el final en un intento de defender la salud, el trabajo y la vida propia. Mostrando una foto de la región, su región antes de que todo comenzara, la guerra química y el búnker, Annamaria nos dice con anhelo, «Mi sueño es que nos devuelvan lo que teníamos, la región donde crecí pero donde mis nietos ya no podrán crecer libremente».

Los nietos de Annamaria continúan jugando entre los enormes arcos de plásticos gruesos

Mientras los nietos de Annamaria juegan entre los enormes arcos de plástico pesado, nos preguntamos si ese sueño llegará a realizarse. Disfrutando de un té de hierbas fragantes y orgánicas en la granja con Manuel, el hijo de 35 años de Annamaria, le preguntamos esto. Su opinión sobre el desarrollo local es clara y al mismo tiempo preocupante: «Es un modelo de desarrollo que funciona para promover un cierto tipo de industria» – nos dice, sorbiendo su té – «apoyado por la propaganda, porque la verdad es que no necesitamos pesticidas ni fertilizantes químicos para cultivar, como lo demuestra nuestra producción y la de otros agricultores orgánicos; los rendimientos son muy buenos y la sostenibilidad económica está asegurada, incluso sin utilizar cobre o azufre, pero la industria empuja a la innovación llamada, es decir, a vender nuevos productos, nuevas tecnologías, aunque de esta forma continuamos amenazando nuestra salud y destruyendo la biodiversidad; en nuestros campos los insectos y los polinizadores han desaparecido casi por completo».

La hija de Annamaria, Marion, sosteniendo a Lena, su hija de 6 años bajo los arcos de protección

La decisión política: nada que ver con la transición – la prioridad es preservar el status quo!

La política y los negocios están íntimamente relacionados en todos los sentidos, dados los enormes intereses económicos en juego y el gran poder de los grupos de presión agroindustriales. Es el caso de la Provincia de Bolzano, que con su resolución del 12 de marzo de 2019 autorizó el uso de un número importante de agroquímicos en el agua potable, incluso en las zonas donde el agua está protegida. Y ello a pesar de la reciente alarma iniciada por Ispra sobre el alto nivel de contaminación por los pesticidas que se encuentran en las aguas superficiales y profundas de Italia. Entre los pesticidas tolerados no sólo se encuentra el Glifosato, definido como cancerígeno por la CIAI, sino también la Acrinatrina, el Clorpirifos, el Captan, el Ditianon, el Fluazinam, el Mancozeb y muchos otros.

Una resolución que no es una novedad sino que, por el contrario, parece encajar en la tendencia nacional como en el caso del Decreto 43/R del 30 de julio de 2018 del Presidente del Consejo Regional de Toscana: «Es un escándalo» -declara la oncóloga Patrizia Gentilini de Isde, los médicos italianos del medio ambiente- «que sigamos concediendo permisos de este tipo; con esta Resolución del Consejo Regional de Toscana se autoriza en toda la región, en las áreas de protección de las aguas subterráneas para el consumo humano, el uso de 29 pesticidas con un perfil ambiental extremadamente negativo, entre ellos el Clorpirifos y el Glifosato, además de cinco no autorizados en Europa como la Acrinatrina, el Azinfos etil, el Azinfos metil, el Demeton S-metil y el Ometoato; en los últimos tres años -concluye Gentilini- se han concedido 176 derogaciones a sustancias prohibidas, tanto es así que el consumo de plaguicidas en nuestro país, ya entre los primeros de Europa, ha aumentado en 7. 8%”.

Y si las regiones no van bien, ni el Parlamento que sigue aprobando los decretos que al menos son cuestionables, podría producirse un aumento de la protesta de las organizaciones de la sociedad civil.  Es el caso del reciente y polémico Decreto de Urgencia que debilita la obligación de evaluar los efectos ambientales de los planes de protección fitosanitaria. Esto es lo que afirman los más de dos mil firmantes de la carta abierta al Parlamento, en la que se pide la aplicación de un principio clave de la fase de transición: el sistema de producción agrícola, así como la gestión de las enfermedades de las plantas tiene que ser inseparable de las consideraciones sociales, ambientales, climáticas, alimentarias, sanitarias, paisajísticas y económicas.

Las provincias, regiones y gobiernos parecen seguir un camino opuesto al que han pedido los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil y los agricultores orgánicos, que ya no están dispuestos a quedarse quietos y observar, y están dispuestos a aliarse para salir de las trincheras en las que hasta ahora han sido relegados.

La transición continúa, a pesar de la política

El cambio tendrá que empezar necesariamente de abajo hacia arriba. De las comunidades que reclaman democráticamente su derecho a un medio ambiente sano para vivir y a alimentos sanos y nutritivos. Esto es lo que está sucediendo en Italia. Movimientos espontáneos de ciudadanos están dando lugar a coaliciones cada vez más fuertes y cohesivas que reclaman el derecho constitucional a vivir en un ambiente sano. Y a la vanguardia de esto están las administraciones municipales: en 2018, 65 municipios italianos activaron normas y reglamentos a favor de la agricultura orgánica en las zonas urbanas y suburbanas.

Sin embargo, el complejo aparato burocrático del Estado y los intereses de las empresas siguen construyendo un muro contra los inicios de una transición. La historia de los ciudadanos de Mals, un pequeño pueblo en el Valle de Venosta en el Sur de Tirol, y su valiente alcalde, Ulrich Veith, es particularmente reveladora. En 2014, el municipio de Mals celebró un referéndum popular sobre los pesticidas, teniendo en cuenta que en el Tirol del Sur el uso medio por hectárea es uno de los más altos de Italia debido al monocultivo de manzanas. Alrededor del 70% de la población con derecho a voto participó en el referéndum y, con una amplia mayoría del 76%, votó a favor de la prohibición de los pesticidas en el territorio de Mals. Sin embargo, el Tribunal Administrativo Regional (Tar) bloqueó la votación para que no fuera operativa, y el Tribunal de Cuentas pidió al alcalde de Mals que reembolsara al municipio la suma de veinticuatro mil euros, la que se gastó en la organización del referéndum antipesticidas.

En una conferencia de prensa en el Parlamento italiano, organizada por Navdanya International, el alcalde Veith declaró que se propone respetar la voluntad de sus ciudadanos continuando la lucha para liberar al municipio de los pesticidas. Un compromiso que ha registrado una primera victoria importante: la completa absolución del Tribunal de Cuentas en abril de 2019.

Mediante el Reglamento, el Municipio se compromete a «adoptar todas las medidas y acciones útiles de conformidad con el principio de precaución a fin de evitar los peligros para la salud humana, animal y vegetal y garantizar el más alto nivel de protección del medio ambiente».

El Reglamento tiene por objeto «proteger la salud de los residentes y los huéspedes como «derecho fundamental del individuo y el interés de la comunidad» (Art. 32 de la Constitución de la República Italiana) y garantizar «un alto nivel de protección del medio ambiente y la mejora de su calidad conforme al principio de desarrollo sostenible» (Art. 37 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE) mediante la reglamentación del uso de productos fitosanitarios en el municipio.

El Valle de Venosta es una zona de producción intensiva de manzanas con un alto uso de pesticidas diferentes. La vida en el valle ya no es lo que solía ser. Las zonas famosas por su aire limpio y su agua pura están ahora arruinadas y son insalubres debido a la fumigación diaria de productos químicos. El aire, el agua y la biodiversidad se han visto afectados por este sistema de producción intensiva.

La primera edición de este artículo fue publicada originalmente en italiano en la revista Terra Nuova.


La batalla de Mals continúa 

El 1 de octubre de 2017, en Bhoomi, el Festival de la Tierra en Nueva Delhi, las comunidades del Himalaya que han estado practicando la agricultura orgánica libre de productos químicos se asociaron con las comunidades libres de pesticidas en los Alpes y pusieron en marcha la creación de una Red Mundial de Comunidades y Zonas Orgánicas Libres de Veneno. Se unieron a ellos en el lanzamiento de la Red Libre de Veneno, también el Ministro Principal de Sikkim que, en un período de 25 años, logró hacer de Sikkim el primer estado 100% orgánico del mundo, y el Alcalde Ulrich Veith de Mals.

En abril de 2019, la Dra. Vandana Shiva, durante su visita a Mals en abril de 2019, y el alcalde Ulrich Veith renovaron su compromiso común de realizar una transición inmediata a modelos de producción agroecológica que respeten la biodiversidad y contrarresten el cambio climático.


Translation kindly provided by Carla Ramos

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close